Category: Economia

LA SOCIALIZACIÓN DE LAS PENURIAS (a propósito del caso Bankia)

Por , 24 febrero 2013 12:12

bankia

Esta dura crisis que padecemos desde el año 2008 nos ha dejado a todos más pobres. Los  bienes en poder de las familias –básicamente inmuebles o muebles de valor como coches- hoy valen mucho menos que al inicio de la crisis. El poder adquisitivo –la liquidez mensual- ha descendido en términos relativos y también en términos absolutos. Somos más pobres. Y somos más pobres colectivamente. Nuestro país  vale menos. Nuestras empresas –con alguna excepción- valen menos que hace unos años: basta mirar las valoraciones bursátiles del IBEX 35.

Hemos socializado las pérdidas. La decisión  sobre la austeridad –única posible por otro lado- ha supuesto que el Estado se siga endeudando más para poder pagar los rescates bancarios y el déficit presupuestario. Los 100.000 millones del crédito de Europa a los bancos –utilizados sólo en parte- pesan como deuda pública y sus intereses los pagamos todos  con nuestros impuestos.

Para mi el resumen de la crisis hasta ahora es que las pérdidas se han socializado al pedir esos enormes  préstamos el Estado para pagar esos enormes gastos, las enormes pérdidas y el derroche de nuestras Administraciones Públicas, de las Cajas y de algún Banco. Esto lo estamos pagando todos. Lo de la Admnistración pública no nos queda más remedio al ser “soberanos (art, 1.2 CE)” también nos convertimos en contribuyentes y paganos de nuestro país. Sólo los que se van no pagan.

La pregunta es, ¿esto debería ser así? ¿Es correcto socializar las pérdidas de la Banca? Gran pregunta que al principio de la crisis fue planteada en todo el mundo occidental y tuvo una primera respuesta en EEUU con la caída de Lehmann Brothers. Allí se perfiló la respuesta a la crisis y nuestra realidad actual. Se consideró que la quiebra de Lehmann fue un error y se paso a inyectar dinero público a los Bancos. Traducido a España es el caso Bankia. Bankia fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras Cajas menores, ha sido rescatada con dinero público, con dinero que nos han prestado y ahora todos pagamos los intereses por que al fin y a la postre es deuda pública. ¿Cuál hubiera sido la “otra” solución? Dejar caer Bankia. Esto es, que Bankia presentara un concurso de acreedores. ¿Cómo cae un banco? Pues cuando muchos impositores van a buscar su dinero y resulta que no le hay. Esto es lo contrario a socializar las pérdidas.

Me parece que esta reflexión sobre las desgracias que nos acontecen es clarificadora. O las pérdidas caen sobre todos o caen sobre los depositantes de Bankia que se quedan sin sus ahorros. Las consecuencias de una u otra solución para la economía mundial o española es otro artículo. El hecho es que en España se ha optada -acorde con todos los países del mundo- en socializar las pérdidas de la banca y no que caigan esas pérdidas sobre los depositantes y acreedores de los bancos.

La tercera desamortización

Por , 15 enero 2013 21:45

225px-Juan_Alvarez_MendizabalGeneralmente se entiende por desamortización la expropiación –en ciertos casos sin justo precio- que se produjo de los bienes de la Iglesia o del Estado al considerarse como  bienes en “manos muertas”, o bienes mal gestionados, o simplemente baldíos o yermos.  La desamortización de Mendizábal (1836) supuso que muchas fincas –gran parte de ellas incultas o  con un bajo rendimiento- fueran  expropiadas y luego vendidas a los mejores postores, generalmente la oligarquía. No podemos olvidar que la desamortización de Madoz (1855) fue mucho  más importante pues afecto no sólo a bienes eclesiásticos, sino a bienes del Estado, bienes comunales, de la Beneficencia e Instrucción pública, Órdenes militares y un largo etcétera de Instituciones muchas de ellas civiles. Las desamortizaciones produjeron grandes beneficios y  además fueron el inicio de la burguesía liberal del siglo XIX,  antecedente de la clase media actual.

El efecto de la desamortización en la economía española fue altamente beneficioso. Se liberaron millones de hectáreas de terreno y de edificios de sus trabas jurídicas –los fideicomisos, los mayorazgos, las capellanías y obras pías, las herencias de confianza- y entraron en el mercado como bienes libres y no gravados. Fue probablemente el primer gran éxito del liberalismo económico español del siglo XIX.  El otro éxito fue político pues el país empezó a organizarse como un Estado a pesar de la queja de Balmes en 1840 “no se puede estar tranquilo bajo las condiciones en que se encuentra España, dónde todo es provisional, todo incierto: no hay monarquía absoluta, ni gobierno representativo, ni dictadura militar, sino confusa mescolanza, una situación indefinible, monstruosa, en que no prevalece ningún principio fijo, en que no gobierna ninguna regla” (Consideraciones Políticas sobre la situación de España (Agosto de 1840).

No obstante, la economía española tuvo una segundo desamortización  a caballo entre el sigo XIX y el XX.  Como pone de relieve Javier Tusell (Historia de España en el siglo XX) la “pérdida de las colonias tuvo unas consecuencia paradójicamente positivas” pues supuso la repatriación de grandes capitales que  durante siglos se fueron invirtiendo en las colonias y que quedaron desamortizados en contra de  España por los nuevos gobernantes de las antiguas colonias. El efecto económico de la llegada de los capitales extranjeros modernizó España al optarse con estos capitales por inversiones de carácter más productivo.  Se pudieron  capear los treinta primeros años del siglo XX que se caracterizaron por una enorme inestabilidad política y social gracias a que el porcentaje de la industrialización española se elevó del 20 al 31 por ciento del PIB como el citado Tusell  recuerda.

La tercera desamortización es más reciente y ha tenido dos fases. La privatización  de las grandes monopolios franquistas  fue la primera etapa. Telefónica, Tabacalera, Argentaria, Endesa, Iberia, Empresa Nacional de Autopistas, Transmediterránea, Azucarera Española, Campsa-Repsol  y una larga lista de empresas que formaban parte del sector público. El periodista Mariano Guindal  (El Declive de los Dioses, 2011)  explica que “Rato era consciente de que la única manera de cumplir los criterios de convergencia con la UE era privatizar las empresas públicas”.  Esa fue la tarea de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Estas privatizaciones combinadas con la expansión del crédito  a partir de la entrada  del Euro dotaron a la economía española   de empresas con músculo financiero que eficazmente gestionadas se convirtieron en auténticas multinacionales. En su segunda etapa, la tercera desamortización  ha supuesto la privatización de parte del sector bancario –las antiguas Cajas-, proceso que estamos viviendo ahora. Las Cajas no eran públicas, pero al ser Instituciones de tipo fundacional su gestión quedo en la mayoría de los casos en manos de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones, Cabildos o Municipios.  En una palabra, sus gestores fueron políticos o gerentes nombrados por políticos. Es conocido como se han gestionado las Cajas de Ahorro y el enorme  quebranto económico a resultas de la gestión llevada a cabo. La sociedad española ha tomada nota. Esperemos que no vuelva a ocurrir.

Estamos inmersos en esta nueva desamortización. El sector público o el sector privado ineficiente y mal gestionado –las Cajas de Ahorro- han sido recapitalizadas y gestionadas  por financieros especializados, –en principio- buenos y eficientes administradores. Este ha sido el proceso y este proceso tendrá sus efectos más pronto que tarde. La eficacia en la gestión y el saneamiento de los balances producirán un efecto positivo en el crédito y en la economía española y ayudara a salir de la crisis. Al tiempo. Al recuperarse las Cajas deberán devolver los préstamos con sus intereses y restablecerse la “injusticia” que su recapitalización supone.

Lo que se ha hecho el Partido Popular en solo año ha sido una nueva “desamortización”, es decir, pasar del sector público o del sector privado ineficiente –manos muertas- bienes, hoy empresas,  al sector privado que confrontado con el mercado es siempre más eficiente y flexible. No creo que exista otra solución. En cualquier caso el tiempo acaba poniendo las cosas en su sitio.

Cosas de las que hablar en 2013…

Por , 3 enero 2013 23:16

final del tunel

2013 puede ser un año importante para los españoles. Escribió Unamuno en 1898 “no somos más que los llamados, con más o menos justicia, intelectuales y algunos hombres públicos los que hablamos ahora a cada paso de la regeneración de España”.  ¿De qué vamos a hablar en la tribuna pública? Os propongo a los  intelectuales y a los hombres púbicos algunas cuestiones de fondo que este año van a ser relevantes.

1.- Hablemos del final de túnel.  La crisis en la que estamos enfangados, la peor y mas dañina de nuestra historia democrática,  tocara fin. No pienso que los años venideros sean de pujanza y subidón económico pero el inicio de la remontada suave puede llegar este año. El trabajo realizado por el Gobierno del Partido Popular ha sido tremendo. La fortaleza, la paciencia y la confianza en las propias medidas  tendrán su recompensa.  Pronto muchos reconocerán en Mariano Rajoy el hombre de Estado que es. Además se sentarán las bases de un nuevo modelo económico: más austero, más equilibrado.

2.- Repensemos España.  La  propia crisis, el sistema de financiación de las autonomías, el conjunto de las  administraciones  públicas… todo esto ha sido puesto en tela de juicio durante estos duros años. Hay que repensar España. Me explico. Hay que volver a pensar  qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos.  Este año 2013 se empezarán a encarar una serie de reformas de mucho calado. La más importante la reforma de la Administración, de las Administraciones.  Después de 35 años de democracia, varias crisis, una Constitución que ha funcionado razonablemente bien, un modelo de gestión del país (las autonomías) con sus ventajas y sus defectos es bueno repensar muchas cosas.

En mi opinión, la reforma más importante no es la de la Autonomías sino la de los municipios. El mapa municipal con más de 9.000 alcaldías es propio del siglo XIX.  El tiempo  que se tardaba entre el ir y volver de Mataró a Barcelona  en 1820 era superior al tiempo que empleamos en ir y volver de Barcelona a Nueva York. Una carta del  Alcalde de Mataró al Alcalde de Barcelona podía tardar una semana en llegar, hoy la misma carta –un mail- tarda segundos en aterrizar en el móvil de Alcalde. ¡Conocimos el  tsunami de Japón al mismo tiempo que los habitantes de Tokio! Los municipios españoles han de ser de mayor tamaño, con una financiación mejor y con mejores y más definidas competencias. Los municipios  juegan para el ciudadano el papel del “solucionador” de la mayoría de sus necesidades y de alguna manera esa realidad tiene que tener su reconocimiento y su apoyo.

La sociedad de 2013 será una sociedad 2.0. Será una sociedad  globalizada y comunicada en un clic por Internet.  La Administración electrónica supone un nuevo reto para la función pública.  Lo vemos con la Administración tributaria. Ya es prácticamente virtual. Esto va a suponer un cambio en la relación con el administrado. Van a producirse unas nuevas economías de escala y una distribución diferente de los costes públicos. Deberemos hablar de estos costos quién y cómo se pagan.

3.- ¿Cuál ha de ser el papel del Estado?  La cuestión acerca del papel del Estado en la sociedad en general y en la  economía en particular parece crucial. ¿Cuál ha de ser su peso en el PIB? ¿El Estado nos debe de proveer de tantas cosas: sanidad, educación, ocio, transporte? ¿Quién y cómo ha de gestionarse toda esa burocracia estatal? ¿Cómo se gasta nuestro dinero cada año en el presupuesto? ¿Dónde van los impuestos que paganos con tanto esfuerzo? Todos somos conscientes que la Administración se ha transformado un enorme barco, pesado, lento, ineficaz e inflexible.  Los ciudadanos perciben que es un coste. Muchos  piensan que los servicios que nos prestan con nuestro dinero son malos, ineficaces y encima nos tratan como a ciudadanos de segunda cuando somos los que pagamos. El debate –siempre presente en la sociedad americana-  entre lo privado y lo público volverá a producirse.  En mi opinión es un falso dilema. Si bien la izquierda –sobre todo esa izquierda rancia que tanto abunda en nuestro país- se empeña en hablar de hospitales públicos, escuelas públicas, bibliotecas públicas, cultura pública, aeropuertos y autopistas públicos, y un largo etcétera, la derecha prefiere hablar de hospitales, escuelas, bibliotecas  públicos gestionados eficazmente, quizás, privadamente. En resumen, mejor gestión de lo público. La globalización, el euro y el equilibrio presupuestario solo dan hoy por hoy  una opción. La izquierda –lo vemos en toda Europa pero singularmente en Francia- piensa en lo público  como ideal social, pero no lo puede ejecutar por qué simplemente no hay dinero para tanto barco… El gran error es olvidar que lo importante no es quién es el titular del servicio, sino cómo y a qué coste para todos se presta ese servicio.

papel del estado

4.- Los impuestos. Desde hace unos años el sistema fiscal se ha ido modificando hasta cambiar. El cambio ha sido muy profundo. ¡Hasta lo acepto Zapatero!  Se ha pasado de un sistema dominado  por impuestos directos y progresivos (56 % en IRPF de los años 80,  fuerte carga fiscal en la sucesión y en el patrimonio), a la  reducción  de la progresividad e incluso a su supresión (eliminación del Impuesto de Sucesiones y del Patrimonio). En cambio los impuestos indirectos han mostrado su eficacia recaudatoria. El IVA es el mejor ejemplo.  En la cesta de los impuesto  los indirectos y las tasas cada vez pesan más. Ciertamente, y por la crisis,  estamos en estos momentos en un paréntesis y los Impuestos directos suben (hasta el 56 % otra vez y en Cataluña, vuelve el Impuesto del Patrimonio). También suben –y de que manera- los indirectos: IVA del 16 % al 18 % y ahora al 21 %.

Esta tendencia hacia los impuestos indirectos y las tasas por servicio se van a ir imponiendo, y sin olvidar que el IRPF siempre tendrá un componente progresivo, la fiscalidad será más homogénea.

En una palabra, la clase media es y será la que pagará los impuestos. Los pobres recibirán  las prestaciones sociales de la clase media y algún rico pagará. Si se pretende gravar a los ricos, simplemente se irán a otra parte. El caso de Gerard Depardieu en Francia ha sentenciado la cuestión. Cuando un popular actor, que crea muchos puestos de trabajo en su país, se va a Bélgica y a partir de ahí se hace ruso, con pasaporte,  por que no esta de acuerdo en pagar el 75 % de lo que gana, algo esta fallando. Esta cuestión  el mundo de la izquierda lo tiene que entender y si no se entiende o no se quiere entender nos quedaremos sin ricos y sin su riqueza. También es una opción.

5.- La posición de Cataluña dentro de España. De entrada he de manifestar mi opinión. La falta de encaje de Cataluña en España es una falacia. Una astucia, un ardid de los propios nacionalistas que durante los 35 años de democracia han manejado con extrema habilidad.  Convergència y en menor medida Unió han ido construyendo un universo de confrontación –primero el lloriqueo, después la exigencia-. Todo este universo largamente tejido explotó el 11 de Septiembre de 2012 porque CiU quiso y se trastocó a partir del 25 de Noviembre con el batacazo de Mas en las urnas.  Fergusson en su brillante obra  “Civilización: occidente y el resto, 2012” se refiere a la obra de Marx, Contribución a la crítica de la filosofía del Derecho de Hegel, donde califica a la religión como “opio del pueblo”. Y añade Fergusson “si eso es así, entonces el nacionalismo es la cocaína de las clases medias”.  Viendo los resultados de la consulta de 2011 en barrios como Sarria y Sant Gervasi parece que Fergusson no anda desencaminado. En 2013 viviremos episodios memorables y esperpénticos. Tal y como van las cosas más de uno va a protagonizar inusuales ridículos. Pero ese parece ser nuestro “sino” como catalanes. ¡Que hi farem!

Este es un tema polémico y sujeto a muchas interpretaciones, visiones, puntos de vista y matices en los que no quiero entrar. Simplemente, 2013 puede ser el inicio de un largo crepúsculo de Convergència i de Unió. Se ha buscado el conflicto como método y en democracia  los conflictos  se  resuelven únicamente con sujeción a las reglas de juego. La posición contraria supone mantener las posiciones con violencia y parece que nadie quiere ir  por ahí. Las leyes –la Constitución- nos la hemos dado  todos. Obviamente, catalanes incluidos.  Parece que Artur Mas quede ajeno a la Constitución y a las leyes. Es algo inaceptable e imposible de entender.  Obviamente, todos estamos de acuerdo en dialogar. Pero, si no nos ponemos de acuerdo en la solución la salida no es la ilegalidad o el esperpento de que no se puede hurtar al pueblo de Cataluña un derecho a decidir sobre su futuro.  La salida a los problemas en democracia son los diálogos que se plasman en  las leyes y en última instancia en  los Tribunales.  No hay otra salida.

La constitución  otorga al pueblo español la soberanía sobre  España y otorga estas decisiones a todo el pueblo. Estas son nuestras reglas del juego. Nuestras, de todos.  Se pueden cambiar. El Parlament de Cataluña puede solicitar legalmente la modificación de las reglas de juego.  Nadie niega este derecho. Así lo vemos muchos catalanes. Muchos. Millones de catalanes lo vemos así. Existen unas reglas: cumplámoslas. Si nos gustan se pueden cambiar. ¿Quiénes? Los que  representan la soberanía del pueblo Español.  Los millones que pensamos así tenemos el derecho a que las normas sean respetadas. Es de Perogrullo y provoca a la vez tristeza que verdades de Perogrullo deban de escribirse.

Entiendo que esta reflexión no guste a Artur Mas y a Oriol Junqueras, pero no es menos cierto que se sientan en su poltrona gracias a la Constitución que no quieren acatar y tanto denostan.  Más de 30 años de Generalitat y Parlament gracias a la Constitución y  ahora como que no interesa.  Esa  Constitución no nos sirve, dicen. Entiendo que esto no es “fair play”.

6.- Recuperar el consenso en los grandes temas nacionales. Dice Mariano Guindal (El declive de los Dioses, 2011)  que los pactos de la Moncloa “salvaron la situación y a pesar de su imperfección fueron para la economía lo que la Constitución para la política”. Pienso que superado el grueso de la crisis económica las reformas  y su ejecución requerirán grandes consensos. Es difícil ahora con un PSOE desorientado y CDC y el PNV en otra honda. No obstante, hay que pensar en los españoles y en España y se exigen acuerdos para ganar la confianza que hoy se ha perdido en la política. Es un sí o sí. Difícil pero necesario. Entre estas grandes cuestiones la más importante es la   demográfica o si se quiere el asegurar un crecimiento sostenible y asegurar el  sistema de pensiones.  Pensemos que en el escenario  base propuesto por los profesores De la Fuente y Domenech el gasto en  pensiones parará del 9 % del PIB en 2010 al 15 %  al 2050 con el sistema que se acaba de poner en practica desde el 1º de enero de 2013. Esto supone muchos millones más de Euros para pensiones y ahora no los tenemos.

De todo esto vamos a dialogar este 2013. Espero compartir contigo estos y otros temas y por ello te deseo un Feliz 2013.

NUESTROS PROBLEMAS SON “ESENCIALMENTE” DE PASTA…

Por , 26 agosto 2012 13:26

En España tenemos muchos problemas pero hay uno que sobresale. Debemos mucho dinero, ¿quién? Todos: las empresas, las familias y las administraciones públicas. A partir del año 2008, recién estrenado Zapatero, la recaudación cayo y las deudas siguieron. Hoy el principal problema es la deuda pública.

¿Cuál es el problema más importante? ¿Qué es realmente lo que nos asfixia? A mi entender no es la prima de riesgo, ni las caídas de la bolsa. Prima y bolsa reflejan la falta de confianza en la economía española pero esto no es el problema más importante.  A mi juicio, el problema esta en el déficit presupuestario: gastamos mucho más de lo que ingresamos.

El problema  aparece en el año 2008.  Si comparamos con el año 2007 observamos que en este periodo se obtuvo un superávit de 20 millardos de euros. También en 2007 los gastos del sector publico fueron de 413 millardos[1].

ABASCAL

Pues bien en el año 2009 los gastos del sector público fueron de 485 millardos. Los ingresos acusaron la crisis internacional y la crisis inmobiliaria –negada por Zapatero- y los ingresos pasaron de 433 millardos en 2007 a 365 en 2009.

En ese preciso momento -2008- empezaron los problemas del España. Obviamente, el déficit del presupuesto fue de 120 millardos.

Los efectos de  estos déficits fueron el aumento sideral de la deuda publica española. En año 2007 la deuda publica era de  cerca de 500 millardos de euros y el año 2011 la deuda se acerca a los 900 millardos. Esto –dividido por cada español- es lo que debemos todos y cada uno. Pienso que aquí tenemos el auténtico problema de la economía española: la deudas.


[1] Los datos los he tomado del blog del profesor del IESE Don Eduardo Martínez Abascal.

PRIMA DE RIESGO Y DERECHA SOCIAL

Por , 7 agosto 2012 20:35

marx y capital

1989 el comunismo se deshace  como un azucarillo. Parece que no existe más modelo que el capitalismo. ¿Esto es verdad? No. Hay mas modelos.  No sólo existe el capitalismo.

2003. El Canciller Schröder inicia la adaptación  de  Alemania a la sociedad globalizada. Reforma -tras finalizar la unificación de las dos alemanias-  para defender  la derecha social frente a la fuerza de los mercados que podían   destruir  el bienestar creado en Europa.

Schröder tenía razón la condiciones de la refriega había cambiado. La contienda no era ya entre el comunismo ateo y el liberalismo democrático. La contienda es entre el capitalismo de rostro inhumando y la derecha social. En esta batalla de ideas queda fuera el socialismo.  El socialismo  queda viejo y cansino. No es que le falten fuerzas, se ha quedado sin ideas.

Los mercados, la especulación,  el dinero por el dinero. Es la fuerza bruta. Ahí no esta la solución. Es lo de siempre.

En Europa se esta librando una batalla entre la fuerza del capital y la obtención del lucro sin ningún escrúpulo y otra manera de ver la vida: la derecha social. Seguro privado, sanidad pública;  gastos en armas, desmilitarización. La fuerza de dólar y la indecisión del euro.

VAMOS A CAMBIAR

Por , 30 julio 2012 17:34

images

Es frecuente, incluso normal, que en democracia se invoque el cambio. Felipe González ganó en el 82 con el cambio y el cambio estuvo presente en las elecciones del 96 con Aznar y en las recientes de 2011 con Rajoy. Pero estos son cambios formales, de equipos, de siglas. Cambios superficiales.

Los cambios profundos son los que necesitamos. Necesitamos el cambio  que ZAPATERO prometió y jamás trajo. Necesitamos cambiar el modelo económico. Y me llama la atención, que después de largos años de crisis, dura crisis, no se haya planteado eso del cambio. ¡O cambiamos nuestro modelo productivo, nuestro modelo de generación de riqueza, o saldremos tardísimo de la crisis! Alemania en el año 2003 se planteó el cambio de modelo se reestructuró y ahora esta como esta. Hay más ejemplos en la reciente historia económica: China, Brasil o Singapore. Los políticos dijeron: hemos de reformar las estructuras económicas y se pusieron a ello.

Es tan evidente  la necesidad del cambio de modelo económico que no requiere más espacio. El problema es, ¿cómo realizamos el cambio? ¿qué requiere el cambio? En los ejemplos citados el cambio requirió una voluntad política muy mayoritaria, un acuerdo social y ponerse a trabajar.  El cambo exige –siempre ha exigido- sacrificios, molestias. Supone descenso social; pérdida de oportunidades; descenso de las expectativas.

Ha España  le falta lo de siempre: una mayor cohesión social y política para cambiar el modelo económico. A menor unidad y cohesión, más tiempo de crisis.  Con un crisis larga, mayor carga financiera y más coste social. ¡Y así vamos echándonos las piedras unos a otros mientras otros se quedan con nuestros dineros!

El desconcertante caso de Irlanda

Por , 23 junio 2012 17:47

Irlanda

Quiero mucho a Irlanda. He pasado en la isla esmeralda muchos veranos. Ese olor a mojado, la calidez de la gente, la sensación de paz. Es una isla entrañable. Hace casi  15 años que no he vuelto. En fin, querida Irlanda volveré. La crisis es muy dura para los irlandeses. John Banville, uno de sus grandes escritores,  narra las sensaciones: “En mis momentos más optimistas creo que vamos a aceptar que se nos ha humillado, y sobre todo el hecho de que nos lo merecemos. Sospecho que nunca creímos que éramos ricos, pero los irlandeses decidimos pasar un buen rato mientras duró esa ilusión de la edad de oro”. “Pero cuando soy pesimista -es decir, realista- creo que vamos a coger el dinero que nos ofrece Europa y vamos a tratar de seguir como siempre, mintiéndonos a nosotros mismos y al mundo, vienen años difíciles en los que Irlanda deberá manejar no solo los enormes daños sobre la economía, sino la percepción de los irlandeses sobre sí mismos”.

Palabras duras. Tomemos nota en España

Las deudas han de pagarse

Por , 17 junio 2012 18:46

debt

Las deudas han de pagarse

La crisis económica de España es un crisis ahora de deudas. El agobio son las deudas. Pero esto no es nuevo. España debe mucho dinero desde hace tiempo. ¿Quién debe este dinero? Los particulares y las empresas, y también los Estados y las Administraciones. ¿Por qué se debe este dinero? Los particulares por qué pidieron muchos préstamos y los invirtieron –muchos- sin acertar en la inversión. Fundamentalmente, invertimos nuestro dinero en inmuebles que ahora valen menos, o simplemente lo gastamos. Las empresas invirtieron mejor pero también muchos negocios no eran sólidos y ahora están en concurso y han dejado impagados a otras empresas que a su vez son arrastradas a la insolvencia. El Estado y las administraciones aumentaron sus deudas pero sobre todo tuvieron desde 2006 enormes déficits públicos. Al caer los ingresos del Estado durante la crisis (2008 en adelante) este problema se agudizo. ¿Qué hay que hacer? Pienso que la respuesta ante la enorme deuda es: o la pagas o no la pagas.  Al ser un país y una gente serie no hay alternativa: las deudas han de pagarse.

Para  salir de la crisis hay que pagar las deudas. Así de sencillo… y complejo. Además no se puede olvidar que las deudas tienen unos intereses. Encima los intereses suben cuando los acreedores consideran que el riesgo de impago es superior, a la par que exigen más condiciones al deudor.

Para poder pagar las deudas privadas tenemos estas soluciones:

  • Ingresar más e ir saldando las deudas al ritmo de las ganancias.
  • Gastar menos y con el ahorro también pagar las deudas.
  • Gastar los ahorros en pagar las deudas.
  • Vender activos para pagar las deudas.

No creo que haya más soluciones. Todos los españoles estamos aplicando una o todas a la vez.

Y las  deudas de España (el Estado y las Administraciones) ¿qué método empleamos para pagar las deudas. Podemos:

  • Ingresar más subiendo los impuestos.
  • Gastar menos bajando los gastos.
  • Ingresar más vendiendo activos: empresas públicas, edificios, acciones…

Las soluciones son parecidas a las que podemos aplicar los particulares y empresas.

Queda por último,  suponer  que invirtamos en buenos negocios y con los beneficios podamos pagar las deudas más rápido. Por ejemplo, si descubriéramos ahora petróleo o minas de oro en abundancia sería una buena idea invertir en ello por que a medio plazo obtendríamos buenos beneficios. Pero el resto de inversiones, más infraestructuras por ejemplo, a corto plazo generarían más deuda.

La solución esta en espabilarse a nivel privado para obtener más ingresos, menos deudas y más beneficios. Con el superávit podremos pagar las deudas.  Por ello es tan importante que el sector privado obtenga recursos del sistema financiero.

Pero a nivel público en mucho más difícil espabilarse. Nuestra administración es como un enorme transatlántico en medio del puerto que se mueve muy lentamente.

El Estado lo primero que ha de hacer es gastar menos para ajustar sugasto a los ingresos: esto no es fácil, pero es indispensable. Luego, ha de procurar no subir los impuestos por qué la gallina de los huevos de oro es el sector privado y si la matamos a impuestos no pone huevos o se va a otro corral.

En España lo estamos haciendo bien y la línea que se sigue es la correcta. Falta tiempo y –ojo- un poco de suerte. La clave como siempre los españoles: a espabilarse tocan. Acabo. Si pensamos que nuestros problemas nos los va a solucionar la Administración, apañados vamos.

PURGATORIO

Por , 29 mayo 2012 19:00

purgatorio

(Divina Comedia. Ilustración del Purgatorio)

En este estadio  nos encontramos. Purgando nuestras culpas colectivas. Purgando la herencia socialista. Se esta mal en el purgatorio. Sólo tiene una ventaja: es temporal y con penitencia se cura. El purgatorio tiene un inconveniente: puede convertirse en definitivo, puede ser un infierno. El infierno es eterno, para siempre.

Esta es la situación: un doloroso purgatorio.  Recortes en los sueldos de los funcionarios públicos;   pensiones congeladas; co pagos de recetas y de la sanidad; aumento de ratios en la escuela pública; la prima de riesgo a más de 500 puntos; un desempleo enorme y un largo etcétera.

La pregunta es, ¿cómo se sale del purgatorio? Con oración y penitencia. Con sufrimiento y con dolor. No hay más solución. ¿Puede que no salgamos del purgatorio? Puede. Si seguimos viviendo disolutamente, sin ton ni son, insolidariamente, si estamos todo el día de fiesta puede que no salgamos hasta muy tarde del purgatorio. En un palabra si nos tomamos las cosas en serio no saldremos del purgatorio.

Estoy convencido que saldremos del  purgatorio y volveremos  al cielo dónde se hay milagros. Hace unos años estábamos en el cielo y se hablaba del milagro español. ¿Por qué no podemos volver al cielo?

Me deben 219 millones de euros

Por , 22 abril 2012 9:34

Duran-Lleida-durante-la-rueda-_54256577745_51347059679_342_226

Una vez más la postura de CiU se confunde con la petición del Gobierno de la Generalitat y se plantea como reivindicación de Cataluña.

La Administración de la Generalitat tiene una deuda de más de 35.000 Millones de Euros. Los déficits anuales oscilan entran entre 1.000 y 4.000 millones de Euros. Cada mes la “nomina” del Govern de la  Generalitat sube millones de Euros. No le presta –al Govern- ni los bancos –españoles o extranjeros- ni los organismos oficiales. La deuda emitida se cubre cada vez con más problemas alcanzando  un interés muy alto (bonos).

Al final, el dinero se lo presta al Ejecutivo Catalán, ¿sabéis quién? El gobierno de España ahora del PP.

Y estos van y piden 219 millones que encima son discutidos, discutibles y que hay que “gastarse” en infraestructuras.

¿Hasta cuando nos tomarán el pelo? Si CiU no vota los presupuestos será por otros motivos. Cada vez recibe el Govern dinero extra para pagar sus cuantiosas deudas. Próximamente las facturas atrasadas. Pero no.  Hay que hacer teatro, burla, pantomima: me debes 219 millones.

Con esta política no vamos a ninguna parte. Aquí cada uno va a sus intereses electorales y con este egoísmo mayúsculo  saldremos tarde y mal de la crisis.

Políticos tomemos nota.

Panorama Theme by Themocracy