Category: Economia

LAUDATO SI

Por , 25 agosto 2015 13:07

ecologia

La primera encíclica del Papa Francisco exige una puesta en contexto. Después de un pontificado brillante con San Juan Pablo II el cónclave eligió a Papa Benedicto XVI. El segundo nombre fue el del Cardenal Bergoglio. Benedicto XVI ha encarnado un magisterio de continuidad con su antecesor con una magna profundización en el dilema razón fe. Su mensaje iba directamente a la razón y a la filosofía sin olvidar un profundo conocimiento teológico. Su relaciones con HANS KüNG y con el filósofo HABERMAS son indicativos de que al Papa Benedicto le preocupaban la relación filosofía y teología y su máxima expresión: la tensión entre la razón y fe. La encíclica Ratio et Fides es una magnífica ejemplificación. 

Con el Papa Francisco cambió el  registro. El Papa ha orillado deliberadamente los “temas doctrinales”, los temas de siempre de la moral de Iglesia, para destacar otros temas. Parece como si la insistencia en la moral católica no fuera ya una necesidad, sino que por el contrario se puede y debe insistir en otros temas que son atendidos mayoritariamente por la sociedad actual. Se ha escrito (CHUVIECO en Aceprensa 24 Junio 2015) que el texto es especialmente controvertido en EEUU en un año electoral.

La ecología es un problema global y se enmarca en una idea clara sobre el papel de Iglesia. En concreto, la atención a los pobres, y una visión -ciertamente muy crítica- con la sociedad actual. En esta línea la encíclica LAUDATO SI es una carga de profundidad sobre nuestra sociedad. La “cuestión ecológica” se enmarca en la encíclica desde una óptica claramente antisistema. Pero cuando me refiero a antisistema no me refiero a nuestra vida ordinaria y cotidiana; a nuestra vida con nuestras debilidades, defectos y virtudes. No. Se trata de una encíclica que pone en cuestión las bases de nuestra actual sociedad. ¿Cuáles son estas bases de nuestra sociedad? No son otras que las bases de una sociedad asentada en la ciencia, en la tecnología, y en el capital como motor del progreso. ¿De qué se queja entonces el Papa? Sencillamente, de que las estructuras son radicalmente injustas. Ciertamente, no lo expresa con una frase como la escrita -tan similar a la jerga marxista- pero se refiere a ello. El Papa denuncia la falta de respeto a la naturaleza, pero no solamente con relación a la naturaleza física, sino también a la naturaleza humana. Laudato si es un duro alegato acerca del olvido de nuestra sociedad a la naturaleza humana concretado con en el desprecio sobre los más desfavorecidos.images

Francisco es muy crítico en el planteamiento político de la cuestión ecológica. Parte de la afirmación que la política está condicionada  por la economía (175) y a ésta la gobierna la tecnología. El cortoplacismo, los intereses electorales, la corrupción, la falta de una visión global o la ausencia de generosidad y la falta de asunción de compromisos son temas denunciados por el Santo Padre.

Francisco denuncia con vehemencia la impotencia de la política frente a la economía. Este es un plano omnipresente en la encíclica. Leyendo entre líneas la idea del Papa es que no puede construirse una sociedad conforme a la naturaleza, con una ecología integral, cuando la economía esta dominada por empresas multinacionales cuyo objetivo es la obtención del máximo beneficio. Este es el punto clave, neurálgico del mensaje. La polémica esta servida.

Por , 19 agosto 2015 10:39

EL MAYOR RIESGO DE LOS “ESTADOS FALLIDOS”

El fenómeno de los Estados fallidos intenta explicar en parte el torbellino actual en que se hallan la geopolítica y las relaciones internacionales y toca la fibra más íntima de aquellos entes estatales que se considera han fracasado en su proceso de construcción nacional.

El término está siendo crecientemente usado por políticos periodistas y politólogos para describir un Estado soberano que, según su opinión, es incapaz de proveer a su población de las garantías mínimas del Estado de Derecho y aún de los servicios básicos. El concepto es muy discutible y algunos críticos hablan de “concepto fallido” pues en su opinión es una herramienta en manos de los centros de poder planetario para justificar su intervención en Estados ahora considerados inviables y por lo tanto peligrosos, según ellos, para la paz mundial.

La inquietud por esos Estados nació en los ámbitos académicos y fue gradualmente llegando a los gubernamentales hasta que después del 11 S, atentado planificado en uno de dichos Estados, la idea del “Estado fallido” se cristalizó como una amenaza que requería, básicamente, una respuesta urgente, categórica y general basada en discutibles criterios de autoridad moral y con fines geopolíticos.

Para identificar el nuevo riesgo se diseñó un método muy norteamericano basado en indicadores cuantificables –el qué y el cómo- con la mirada concentrada en los síntomas del asunto olvidando a veces el por qué, las razones de dichos fallos que, a menudo, no son puramente internas, como este método parece hacer creer, sino también externas. Entre los parámetros cuantificables endógenos de esta calificación cabe reseñar:

-La pérdida de control físico –no meramente nominal- del territorio, o del monopolio en el uso legítimo de la fuerza, característica esencial de un Estado como nos decía Max Weber, ausente en muchos casos debido a la existencia de fuerzas rebeldes o de grupos étnicos o religiosos o señores de la guerra en conflicto. Este es el caso paradigmático de Somalia, territorio al que se pueden aplicar en realidad también los demás criterios.

-La criminalidad y corrupción generalizadas, la ineficacia judicial y la erosión de la autoridad legítima en la toma de decisiones y en hacer cumplir la ley y el orden.

-La incapacidad para suministrar servicios básicos a una mayoría de la población.

-La inhabilidad para interactuar de forma no bélica con otros Estados y para asumir un rol como miembro pleno de la comunidad internacional y de las Naciones Unidas.

Entre los factores exógenos que no se suelen analizar tan profusamente, y que se deberían estudiar mucho más, cabe destacar la injerencia exterior, tanto en la creación artificial postcolonial de dichos Estados de acuerdo al principio de “uti possidetis” como posteriormente ayudando las superpotencias a ciertos sectores rebeldes o incluso promoviendo golpes de Estado. También es crucial para su descomposición la connivencia exterior del mundo económico creando estructuras paralelas de poder en función de sus intereses y apoyando canales para la evasión masiva de capitales.

Carl Schmidt definía la esencia de la política estatal como la movilización de fuerzas unificadoras en torno a un enemigo común. Sin embargo en estos Estados fallidos la designación del enemigo es interna de lo que se desprende su destrucción centrífuga. Una solución a este problema, que parece tener éxito en algunas sociedades pluriétnicas, plurireligiosas y plurilinguisticas muy complejas como la India, es la de la democracia consociativa –o consociacional- según fue definida por Arend Lijphart cuya posible aplicación a estos casos quizás debería ser más estudiada.

La imagen más elocuente –según la doctrina que los designa- de la expansión actual de los Estados fallidos la brinda la publicación anual en la revista Foreign Policy de un mapa y una lista con los Estados fallidos del planeta en sus diversas situaciones (alerta roja, peligro), los otros Estados en riesgo moderado (incluso algunos de ellos Estados con siglos de historia) y aquellos absolutamente estables. Lo que me ha alarmado al ver esos mapas es que en las sucesivas ediciones del informe la mancha de rojo intenso cada vez es mayor. Lo único que consuela en dicho mapa es que en dicho listado “rojo” en América Latina actualmente solo se incluye el caso dramático de Haití.

El peor uso que podría hacerse de este fallido concepto de los Estados fallidos es el de utilizarlo contra Estados presentes, o aspirantes a serlo en el futuro, según la conveniencia geoestratégica del momento. ¿Cuál podría ser el límite si se intenta aplicar a viejas naciones en guerra civil como Siria, dictaduras histriónicas y sanguinarias como Corea del Norte y tantas otras o a Estados non natos mal gestionados como Palestina? El mayor riesgo de un mal uso de este concepto sería que pasasen a ser un nuevo útil en manos del poder global que justificase un nuevo intervencionismo, ya no cimentado en acusaciones de violaciones del derecho internacional, de los derechos del hombre o de posesión de armas de destrucción masiva sino por constituir algo tan vacuo como un Estado fallido. Por desgracia, pese a que se proclame la inutilidad del “poder duro” y que hoy todo debe arreglarse a base de “poder blando” el ansia intervencionista sigue fuerte agazapada en las cercanías del poder anidando en muchos halcones, viejos realistas o neocons, y en los sórdidos entresijos del complejo militar industrial.

José Félix Merladet

Analista

Failed-states-index-2012

 En alerta

En peligro

No hay datos / Territorio Dependiente

Moderado

Sustentable

De los 33 que fueron catalogados como “en alerta”, los 20 peores son los siguientes:

1. Somalia 2. República Democrática del Congo 3. Sudán 4. Chad 5. Zimbabue 6. Afganistán 7. Haití 8. Yemen 9. Irak 10. República Centroafricana

11. Costa de Marfil 12. Guinea 13. Pakistán 14. Nigeria 15. Guinea-Bissau 16. Kenia 17. Etiopía 18. Burundi 19. Níger 20. Uganda

Por , 19 agosto 2015 10:02

 

 

LA ALIANZA DEL PACIFICO ¿Algo mas que otra sigla?

La Alianza del Pacífico, es un fenómeno relativamente nuevo en el ámbito americano que puede tener proyección de futuro dada la significación económica de sus integrantes, sus posibilidades de expansión y el marco en que se mueve en torno al nuevo centro económico del mundo que en el siglo XXI se está desplazando del Atlántico al Pacífico.

Hace tan solo ocho años tanto Colombia como Venezuela estaban incluidas por la revista Foreign Policy en la lista de Estados fallidos. Afortunadamente, esto ya no es así y en el caso de Colombia no podría ser de otra forma dado su gran expansión económica unido a una creciente estabilidad en parte debidas a su pertenencia a una nueva organización internacional, la Alianza del Pacífico. Ésta, lanzada tan recientemente como 2011, constituye un bloque comercial, líder en exportaciones y comercio exterior de América Latina, compuesto por cuatro países: Chile, Colombia, México y Perú creado por iniciativa del entonces presidente peruano, Alan García, con el propósito de profundizar la integración entre estas economías y definir acciones conjuntas para la vinculación comercial con la zona en auge de Asia Pacífico. El objetivo es consolidar los avances en materia económica de éstos países vecinos aprovechando los vientos favorables de las economías del Asia Pacífico para así mantener un crecimiento económico sostenido a futuro.

Según la fundacional  Declaración de Lima, la intención de la Alianza es «alentar la integración regional, así como un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad» de las economías de sus países, a la vez que un compromiso para «avanzar progresivamente hacia el objetivo de alcanzar la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas». Esto nos suena a conocido ya que en América Latina ha habido varios intentos integradores: ALADI, Pacto Andino, MERCOSUR ,etc. con resultados muy variados y muy frecuentemente decepcionantes. ¿Tendrá más éxito la  Alianza del Pacífico? Es pronto para decirlo pero lo que sí sabemos es que este bloque, de estar unido, constituiría actualmente la novena economía del mundo con 200 millones de habitantes, el 55 % de las exportaciones y el 40 % del PIB de Latinoamérica.  Hay también algo de competencia interregional ya que la Alianza del Pacífico exportó en 2010, casi un 60 % más que el MERCOSUR. De momento parece que la Alianza goza de gran dinamismo puesto que ya ha habido siete cumbres de Jefes de Estado. La supresión de aranceles, la eliminación de visas entre los cuatro países miembros, la instalación de embajadas y consulados comunes y el establecimiento de un mercado integrado latinoamericano (MILA) de bolsas de valores  del cual forman parte las bolsas de Chile, Colombia y Perú han sido hitos importantes de este proceso.

El proyecto ha tenido severas críticas especialmente de los países vecinos con otro enfoque ideológico. Así el Presidente de Bolivia Evo Morales dijo en el Foro de São Paulo en 2013, que la Alianza del Pacífico era un esquema geopolítico de los Estados Unidos para oponerse a los gobiernos progresistas e izquierdistas de Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Venezuela y Ecuador, y que estos gobiernos veían la Alianza como un organismo creado como contrapeso del Mercosur. Morales alegó también que uno de los principales objetivos de la Alianza es la privatización de los recursos naturales como el agua y la energía. Lula da Silva, declaró también allí que la Alianza estaba tratando de traer de vuelta el Consenso de Washington en América del Sur y Marco Aurelio García, asesor para asuntos internacionales del gobierno de Brasil, tildó en el mismo foro a la Alianza como “irrelevante”. Este enfoque es compartido también por algunos sectores progresistas norteamericanos que han hecho de la Alianza una especie de bestia negra.

Esperemos que este nuevo impulso inicial no se quede estancado en algunos logros comerciales o en enervantes rivalidades entre bloques vecinos como en otros proyectos anteriores y constituya un eje importante  dinamizador para lograr el viejo sueño de la unidad política y económica continental. Pero para muchos la nueva Alianza no sería sino una reacción al proyecto impulsado por Cuba y Venezuela con la participación activa de Ecuador, Bolivia junto con otros países más pequeños denominada inicialmente Alianza Bolivariana para América (o ALBA)  que pone énfasis en la lucha contra la pobreza y la exclusión social con base en doctrinas de izquierda y que a su vez surgió como contrapartida del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), impulsada por Estados Unidos y así podríamos seguir…

ALIANZA DEL PACÍFICO

ALIANZADEL PACIFICO
     

 Miembros de la Alianza del Pacífico.     Países observadores candidatos a miembros.     Observadores

Tipo Bloque comercial
Presidente pro tempore Juan Manuel Santos (Colombia)
Fundación 6 de junio de 2012
Miembros Chile
Colombia
México
Perú
 • Observadores 19 países
 • En proceso de incorporación Costa Rica
Superficie
 • Total

5,195,703 km²
Población
 • Total
 • Densidad

216,659,000 (2013)
40.32 hab/km2
PIB (PPA)
 • Total
 • PIB per cápita

3,110.538  (40% región)
$US 14,356.84
Sitio web www.alianzapacifico.net

Reflexiones sobre el caso Pujol

Por , 8 agosto 2014 9:52

 

1ª.- El ejemplo en política es muy importante.  No vayas de bueno sin serlo.

2ª.- Con el manejo de los fondos públicos se tiene que ser muy escrupuloso. Guante de seda.

3ª.- Cuidado con la familia. No mezclar amor con negocios.

4ª.- Las confesiones a medias  tienen efectos largos y penosos.  Más vale una vez rojo que ciento colorado.

5ª.- Utilizar el nombre de la Nación en vano es un pecado grave. Las consecuencias son impredecibles.

6ª.- Los “amigos” de la familia Pujol ahora son sus enemigos. Dime con quién andas y te diré quién eres.

7ª.- En democracia la extorsión, el soborno y los chanchullos son siempre conocidos y juzgados. El Poder Judicial salvará a España… siempre que no se meta en política.

La ruptura entre la clase política y la sociedad es un efecto de la corrupción

La ruptura entre la clase política y la sociedad es un efecto de la corrupción

Nuestra ignorancia causa nuestros males

Por , 8 agosto 2014 9:38

Reverencias a Europa

Tengo la impresión de la situación política de España es rara. En el centro derecha el PP, en el centro izquierda PSOE, UPyD y en la izquierda IU y Podemos. Si la radiografía política se trasladara a la sociedad civil España sería un país socialista con un Estado centralizado. ¿Tiene lógica? ninguna. La ignorancia supina que nos invade a los Españoles desde el tiempo de la Inquisición, no es una explicación suficiente. La envidia que nos corroe desde pequeños, tampoco. Pero sumando ignorancia, envidia a crisis  corrupción se forman un cóctel explosivo. El caso más evidente es el de Podemos. Ignoramos qué es Podemos pero nos come el cabreo cósmico por el “espectáculo” que nos representa la política española. Muchos ciudadanos han votado esta opción pero por despecho, por enfado.

¿Cuándo seremos un país mínimamente predecible? Falta algo menos de una generación. Hasta entonces, bandazos.

Los bandazos en Europa son posibles y dan para el cotilleo y las risas pero cuestan muy caro. Europa -a la que hemos cedido un montón de soberanía- nos tiene totalmente atados economicamente. En consecuencia, mande quién mande tendrá que por el aro.

LA SOCIALIZACIÓN DE LAS PENURIAS (a propósito del caso Bankia)

Por , 24 febrero 2013 12:12

bankia

Esta dura crisis que padecemos desde el año 2008 nos ha dejado a todos más pobres. Los  bienes en poder de las familias –básicamente inmuebles o muebles de valor como coches- hoy valen mucho menos que al inicio de la crisis. El poder adquisitivo –la liquidez mensual- ha descendido en términos relativos y también en términos absolutos. Somos más pobres. Y somos más pobres colectivamente. Nuestro país  vale menos. Nuestras empresas –con alguna excepción- valen menos que hace unos años: basta mirar las valoraciones bursátiles del IBEX 35.

Hemos socializado las pérdidas. La decisión  sobre la austeridad –única posible por otro lado- ha supuesto que el Estado se siga endeudando más para poder pagar los rescates bancarios y el déficit presupuestario. Los 100.000 millones del crédito de Europa a los bancos –utilizados sólo en parte- pesan como deuda pública y sus intereses los pagamos todos  con nuestros impuestos.

Para mi el resumen de la crisis hasta ahora es que las pérdidas se han socializado al pedir esos enormes  préstamos el Estado para pagar esos enormes gastos, las enormes pérdidas y el derroche de nuestras Administraciones Públicas, de las Cajas y de algún Banco. Esto lo estamos pagando todos. Lo de la Admnistración pública no nos queda más remedio al ser “soberanos (art, 1.2 CE)” también nos convertimos en contribuyentes y paganos de nuestro país. Sólo los que se van no pagan.

La pregunta es, ¿esto debería ser así? ¿Es correcto socializar las pérdidas de la Banca? Gran pregunta que al principio de la crisis fue planteada en todo el mundo occidental y tuvo una primera respuesta en EEUU con la caída de Lehmann Brothers. Allí se perfiló la respuesta a la crisis y nuestra realidad actual. Se consideró que la quiebra de Lehmann fue un error y se paso a inyectar dinero público a los Bancos. Traducido a España es el caso Bankia. Bankia fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras Cajas menores, ha sido rescatada con dinero público, con dinero que nos han prestado y ahora todos pagamos los intereses por que al fin y a la postre es deuda pública. ¿Cuál hubiera sido la “otra” solución? Dejar caer Bankia. Esto es, que Bankia presentara un concurso de acreedores. ¿Cómo cae un banco? Pues cuando muchos impositores van a buscar su dinero y resulta que no le hay. Esto es lo contrario a socializar las pérdidas.

Me parece que esta reflexión sobre las desgracias que nos acontecen es clarificadora. O las pérdidas caen sobre todos o caen sobre los depositantes de Bankia que se quedan sin sus ahorros. Las consecuencias de una u otra solución para la economía mundial o española es otro artículo. El hecho es que en España se ha optada -acorde con todos los países del mundo- en socializar las pérdidas de la banca y no que caigan esas pérdidas sobre los depositantes y acreedores de los bancos.

La tercera desamortización

Por , 15 enero 2013 21:45

225px-Juan_Alvarez_MendizabalGeneralmente se entiende por desamortización la expropiación –en ciertos casos sin justo precio- que se produjo de los bienes de la Iglesia o del Estado al considerarse como  bienes en “manos muertas”, o bienes mal gestionados, o simplemente baldíos o yermos.  La desamortización de Mendizábal (1836) supuso que muchas fincas –gran parte de ellas incultas o  con un bajo rendimiento- fueran  expropiadas y luego vendidas a los mejores postores, generalmente la oligarquía. No podemos olvidar que la desamortización de Madoz (1855) fue mucho  más importante pues afecto no sólo a bienes eclesiásticos, sino a bienes del Estado, bienes comunales, de la Beneficencia e Instrucción pública, Órdenes militares y un largo etcétera de Instituciones muchas de ellas civiles. Las desamortizaciones produjeron grandes beneficios y  además fueron el inicio de la burguesía liberal del siglo XIX,  antecedente de la clase media actual.

El efecto de la desamortización en la economía española fue altamente beneficioso. Se liberaron millones de hectáreas de terreno y de edificios de sus trabas jurídicas –los fideicomisos, los mayorazgos, las capellanías y obras pías, las herencias de confianza- y entraron en el mercado como bienes libres y no gravados. Fue probablemente el primer gran éxito del liberalismo económico español del siglo XIX.  El otro éxito fue político pues el país empezó a organizarse como un Estado a pesar de la queja de Balmes en 1840 “no se puede estar tranquilo bajo las condiciones en que se encuentra España, dónde todo es provisional, todo incierto: no hay monarquía absoluta, ni gobierno representativo, ni dictadura militar, sino confusa mescolanza, una situación indefinible, monstruosa, en que no prevalece ningún principio fijo, en que no gobierna ninguna regla” (Consideraciones Políticas sobre la situación de España (Agosto de 1840).

No obstante, la economía española tuvo una segundo desamortización  a caballo entre el sigo XIX y el XX.  Como pone de relieve Javier Tusell (Historia de España en el siglo XX) la “pérdida de las colonias tuvo unas consecuencia paradójicamente positivas” pues supuso la repatriación de grandes capitales que  durante siglos se fueron invirtiendo en las colonias y que quedaron desamortizados en contra de  España por los nuevos gobernantes de las antiguas colonias. El efecto económico de la llegada de los capitales extranjeros modernizó España al optarse con estos capitales por inversiones de carácter más productivo.  Se pudieron  capear los treinta primeros años del siglo XX que se caracterizaron por una enorme inestabilidad política y social gracias a que el porcentaje de la industrialización española se elevó del 20 al 31 por ciento del PIB como el citado Tusell  recuerda.

La tercera desamortización es más reciente y ha tenido dos fases. La privatización  de las grandes monopolios franquistas  fue la primera etapa. Telefónica, Tabacalera, Argentaria, Endesa, Iberia, Empresa Nacional de Autopistas, Transmediterránea, Azucarera Española, Campsa-Repsol  y una larga lista de empresas que formaban parte del sector público. El periodista Mariano Guindal  (El Declive de los Dioses, 2011)  explica que “Rato era consciente de que la única manera de cumplir los criterios de convergencia con la UE era privatizar las empresas públicas”.  Esa fue la tarea de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Estas privatizaciones combinadas con la expansión del crédito  a partir de la entrada  del Euro dotaron a la economía española   de empresas con músculo financiero que eficazmente gestionadas se convirtieron en auténticas multinacionales. En su segunda etapa, la tercera desamortización  ha supuesto la privatización de parte del sector bancario –las antiguas Cajas-, proceso que estamos viviendo ahora. Las Cajas no eran públicas, pero al ser Instituciones de tipo fundacional su gestión quedo en la mayoría de los casos en manos de las Comunidades Autónomas, de las Diputaciones, Cabildos o Municipios.  En una palabra, sus gestores fueron políticos o gerentes nombrados por políticos. Es conocido como se han gestionado las Cajas de Ahorro y el enorme  quebranto económico a resultas de la gestión llevada a cabo. La sociedad española ha tomada nota. Esperemos que no vuelva a ocurrir.

Estamos inmersos en esta nueva desamortización. El sector público o el sector privado ineficiente y mal gestionado –las Cajas de Ahorro- han sido recapitalizadas y gestionadas  por financieros especializados, –en principio- buenos y eficientes administradores. Este ha sido el proceso y este proceso tendrá sus efectos más pronto que tarde. La eficacia en la gestión y el saneamiento de los balances producirán un efecto positivo en el crédito y en la economía española y ayudara a salir de la crisis. Al tiempo. Al recuperarse las Cajas deberán devolver los préstamos con sus intereses y restablecerse la “injusticia” que su recapitalización supone.

Lo que se ha hecho el Partido Popular en solo año ha sido una nueva “desamortización”, es decir, pasar del sector público o del sector privado ineficiente –manos muertas- bienes, hoy empresas,  al sector privado que confrontado con el mercado es siempre más eficiente y flexible. No creo que exista otra solución. En cualquier caso el tiempo acaba poniendo las cosas en su sitio.

Cosas de las que hablar en 2013…

Por , 3 enero 2013 23:16

final del tunel

2013 puede ser un año importante para los españoles. Escribió Unamuno en 1898 “no somos más que los llamados, con más o menos justicia, intelectuales y algunos hombres públicos los que hablamos ahora a cada paso de la regeneración de España”.  ¿De qué vamos a hablar en la tribuna pública? Os propongo a los  intelectuales y a los hombres púbicos algunas cuestiones de fondo que este año van a ser relevantes.

1.- Hablemos del final de túnel.  La crisis en la que estamos enfangados, la peor y mas dañina de nuestra historia democrática,  tocara fin. No pienso que los años venideros sean de pujanza y subidón económico pero el inicio de la remontada suave puede llegar este año. El trabajo realizado por el Gobierno del Partido Popular ha sido tremendo. La fortaleza, la paciencia y la confianza en las propias medidas  tendrán su recompensa.  Pronto muchos reconocerán en Mariano Rajoy el hombre de Estado que es. Además se sentarán las bases de un nuevo modelo económico: más austero, más equilibrado.

2.- Repensemos España.  La  propia crisis, el sistema de financiación de las autonomías, el conjunto de las  administraciones  públicas… todo esto ha sido puesto en tela de juicio durante estos duros años. Hay que repensar España. Me explico. Hay que volver a pensar  qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos.  Este año 2013 se empezarán a encarar una serie de reformas de mucho calado. La más importante la reforma de la Administración, de las Administraciones.  Después de 35 años de democracia, varias crisis, una Constitución que ha funcionado razonablemente bien, un modelo de gestión del país (las autonomías) con sus ventajas y sus defectos es bueno repensar muchas cosas.

En mi opinión, la reforma más importante no es la de la Autonomías sino la de los municipios. El mapa municipal con más de 9.000 alcaldías es propio del siglo XIX.  El tiempo  que se tardaba entre el ir y volver de Mataró a Barcelona  en 1820 era superior al tiempo que empleamos en ir y volver de Barcelona a Nueva York. Una carta del  Alcalde de Mataró al Alcalde de Barcelona podía tardar una semana en llegar, hoy la misma carta –un mail- tarda segundos en aterrizar en el móvil de Alcalde. ¡Conocimos el  tsunami de Japón al mismo tiempo que los habitantes de Tokio! Los municipios españoles han de ser de mayor tamaño, con una financiación mejor y con mejores y más definidas competencias. Los municipios  juegan para el ciudadano el papel del “solucionador” de la mayoría de sus necesidades y de alguna manera esa realidad tiene que tener su reconocimiento y su apoyo.

La sociedad de 2013 será una sociedad 2.0. Será una sociedad  globalizada y comunicada en un clic por Internet.  La Administración electrónica supone un nuevo reto para la función pública.  Lo vemos con la Administración tributaria. Ya es prácticamente virtual. Esto va a suponer un cambio en la relación con el administrado. Van a producirse unas nuevas economías de escala y una distribución diferente de los costes públicos. Deberemos hablar de estos costos quién y cómo se pagan.

3.- ¿Cuál ha de ser el papel del Estado?  La cuestión acerca del papel del Estado en la sociedad en general y en la  economía en particular parece crucial. ¿Cuál ha de ser su peso en el PIB? ¿El Estado nos debe de proveer de tantas cosas: sanidad, educación, ocio, transporte? ¿Quién y cómo ha de gestionarse toda esa burocracia estatal? ¿Cómo se gasta nuestro dinero cada año en el presupuesto? ¿Dónde van los impuestos que paganos con tanto esfuerzo? Todos somos conscientes que la Administración se ha transformado un enorme barco, pesado, lento, ineficaz e inflexible.  Los ciudadanos perciben que es un coste. Muchos  piensan que los servicios que nos prestan con nuestro dinero son malos, ineficaces y encima nos tratan como a ciudadanos de segunda cuando somos los que pagamos. El debate –siempre presente en la sociedad americana-  entre lo privado y lo público volverá a producirse.  En mi opinión es un falso dilema. Si bien la izquierda –sobre todo esa izquierda rancia que tanto abunda en nuestro país- se empeña en hablar de hospitales públicos, escuelas públicas, bibliotecas públicas, cultura pública, aeropuertos y autopistas públicos, y un largo etcétera, la derecha prefiere hablar de hospitales, escuelas, bibliotecas  públicos gestionados eficazmente, quizás, privadamente. En resumen, mejor gestión de lo público. La globalización, el euro y el equilibrio presupuestario solo dan hoy por hoy  una opción. La izquierda –lo vemos en toda Europa pero singularmente en Francia- piensa en lo público  como ideal social, pero no lo puede ejecutar por qué simplemente no hay dinero para tanto barco… El gran error es olvidar que lo importante no es quién es el titular del servicio, sino cómo y a qué coste para todos se presta ese servicio.

papel del estado

4.- Los impuestos. Desde hace unos años el sistema fiscal se ha ido modificando hasta cambiar. El cambio ha sido muy profundo. ¡Hasta lo acepto Zapatero!  Se ha pasado de un sistema dominado  por impuestos directos y progresivos (56 % en IRPF de los años 80,  fuerte carga fiscal en la sucesión y en el patrimonio), a la  reducción  de la progresividad e incluso a su supresión (eliminación del Impuesto de Sucesiones y del Patrimonio). En cambio los impuestos indirectos han mostrado su eficacia recaudatoria. El IVA es el mejor ejemplo.  En la cesta de los impuesto  los indirectos y las tasas cada vez pesan más. Ciertamente, y por la crisis,  estamos en estos momentos en un paréntesis y los Impuestos directos suben (hasta el 56 % otra vez y en Cataluña, vuelve el Impuesto del Patrimonio). También suben –y de que manera- los indirectos: IVA del 16 % al 18 % y ahora al 21 %.

Esta tendencia hacia los impuestos indirectos y las tasas por servicio se van a ir imponiendo, y sin olvidar que el IRPF siempre tendrá un componente progresivo, la fiscalidad será más homogénea.

En una palabra, la clase media es y será la que pagará los impuestos. Los pobres recibirán  las prestaciones sociales de la clase media y algún rico pagará. Si se pretende gravar a los ricos, simplemente se irán a otra parte. El caso de Gerard Depardieu en Francia ha sentenciado la cuestión. Cuando un popular actor, que crea muchos puestos de trabajo en su país, se va a Bélgica y a partir de ahí se hace ruso, con pasaporte,  por que no esta de acuerdo en pagar el 75 % de lo que gana, algo esta fallando. Esta cuestión  el mundo de la izquierda lo tiene que entender y si no se entiende o no se quiere entender nos quedaremos sin ricos y sin su riqueza. También es una opción.

5.- La posición de Cataluña dentro de España. De entrada he de manifestar mi opinión. La falta de encaje de Cataluña en España es una falacia. Una astucia, un ardid de los propios nacionalistas que durante los 35 años de democracia han manejado con extrema habilidad.  Convergència y en menor medida Unió han ido construyendo un universo de confrontación –primero el lloriqueo, después la exigencia-. Todo este universo largamente tejido explotó el 11 de Septiembre de 2012 porque CiU quiso y se trastocó a partir del 25 de Noviembre con el batacazo de Mas en las urnas.  Fergusson en su brillante obra  “Civilización: occidente y el resto, 2012” se refiere a la obra de Marx, Contribución a la crítica de la filosofía del Derecho de Hegel, donde califica a la religión como “opio del pueblo”. Y añade Fergusson “si eso es así, entonces el nacionalismo es la cocaína de las clases medias”.  Viendo los resultados de la consulta de 2011 en barrios como Sarria y Sant Gervasi parece que Fergusson no anda desencaminado. En 2013 viviremos episodios memorables y esperpénticos. Tal y como van las cosas más de uno va a protagonizar inusuales ridículos. Pero ese parece ser nuestro “sino” como catalanes. ¡Que hi farem!

Este es un tema polémico y sujeto a muchas interpretaciones, visiones, puntos de vista y matices en los que no quiero entrar. Simplemente, 2013 puede ser el inicio de un largo crepúsculo de Convergència i de Unió. Se ha buscado el conflicto como método y en democracia  los conflictos  se  resuelven únicamente con sujeción a las reglas de juego. La posición contraria supone mantener las posiciones con violencia y parece que nadie quiere ir  por ahí. Las leyes –la Constitución- nos la hemos dado  todos. Obviamente, catalanes incluidos.  Parece que Artur Mas quede ajeno a la Constitución y a las leyes. Es algo inaceptable e imposible de entender.  Obviamente, todos estamos de acuerdo en dialogar. Pero, si no nos ponemos de acuerdo en la solución la salida no es la ilegalidad o el esperpento de que no se puede hurtar al pueblo de Cataluña un derecho a decidir sobre su futuro.  La salida a los problemas en democracia son los diálogos que se plasman en  las leyes y en última instancia en  los Tribunales.  No hay otra salida.

La constitución  otorga al pueblo español la soberanía sobre  España y otorga estas decisiones a todo el pueblo. Estas son nuestras reglas del juego. Nuestras, de todos.  Se pueden cambiar. El Parlament de Cataluña puede solicitar legalmente la modificación de las reglas de juego.  Nadie niega este derecho. Así lo vemos muchos catalanes. Muchos. Millones de catalanes lo vemos así. Existen unas reglas: cumplámoslas. Si nos gustan se pueden cambiar. ¿Quiénes? Los que  representan la soberanía del pueblo Español.  Los millones que pensamos así tenemos el derecho a que las normas sean respetadas. Es de Perogrullo y provoca a la vez tristeza que verdades de Perogrullo deban de escribirse.

Entiendo que esta reflexión no guste a Artur Mas y a Oriol Junqueras, pero no es menos cierto que se sientan en su poltrona gracias a la Constitución que no quieren acatar y tanto denostan.  Más de 30 años de Generalitat y Parlament gracias a la Constitución y  ahora como que no interesa.  Esa  Constitución no nos sirve, dicen. Entiendo que esto no es “fair play”.

6.- Recuperar el consenso en los grandes temas nacionales. Dice Mariano Guindal (El declive de los Dioses, 2011)  que los pactos de la Moncloa “salvaron la situación y a pesar de su imperfección fueron para la economía lo que la Constitución para la política”. Pienso que superado el grueso de la crisis económica las reformas  y su ejecución requerirán grandes consensos. Es difícil ahora con un PSOE desorientado y CDC y el PNV en otra honda. No obstante, hay que pensar en los españoles y en España y se exigen acuerdos para ganar la confianza que hoy se ha perdido en la política. Es un sí o sí. Difícil pero necesario. Entre estas grandes cuestiones la más importante es la   demográfica o si se quiere el asegurar un crecimiento sostenible y asegurar el  sistema de pensiones.  Pensemos que en el escenario  base propuesto por los profesores De la Fuente y Domenech el gasto en  pensiones parará del 9 % del PIB en 2010 al 15 %  al 2050 con el sistema que se acaba de poner en practica desde el 1º de enero de 2013. Esto supone muchos millones más de Euros para pensiones y ahora no los tenemos.

De todo esto vamos a dialogar este 2013. Espero compartir contigo estos y otros temas y por ello te deseo un Feliz 2013.

NUESTROS PROBLEMAS SON “ESENCIALMENTE” DE PASTA…

Por , 26 agosto 2012 13:26

En España tenemos muchos problemas pero hay uno que sobresale. Debemos mucho dinero, ¿quién? Todos: las empresas, las familias y las administraciones públicas. A partir del año 2008, recién estrenado Zapatero, la recaudación cayo y las deudas siguieron. Hoy el principal problema es la deuda pública.

¿Cuál es el problema más importante? ¿Qué es realmente lo que nos asfixia? A mi entender no es la prima de riesgo, ni las caídas de la bolsa. Prima y bolsa reflejan la falta de confianza en la economía española pero esto no es el problema más importante.  A mi juicio, el problema esta en el déficit presupuestario: gastamos mucho más de lo que ingresamos.

El problema  aparece en el año 2008.  Si comparamos con el año 2007 observamos que en este periodo se obtuvo un superávit de 20 millardos de euros. También en 2007 los gastos del sector publico fueron de 413 millardos[1].

ABASCAL

Pues bien en el año 2009 los gastos del sector público fueron de 485 millardos. Los ingresos acusaron la crisis internacional y la crisis inmobiliaria –negada por Zapatero- y los ingresos pasaron de 433 millardos en 2007 a 365 en 2009.

En ese preciso momento -2008- empezaron los problemas del España. Obviamente, el déficit del presupuesto fue de 120 millardos.

Los efectos de  estos déficits fueron el aumento sideral de la deuda publica española. En año 2007 la deuda publica era de  cerca de 500 millardos de euros y el año 2011 la deuda se acerca a los 900 millardos. Esto –dividido por cada español- es lo que debemos todos y cada uno. Pienso que aquí tenemos el auténtico problema de la economía española: la deudas.


[1] Los datos los he tomado del blog del profesor del IESE Don Eduardo Martínez Abascal.

PRIMA DE RIESGO Y DERECHA SOCIAL

Por , 7 agosto 2012 20:35

marx y capital

1989 el comunismo se deshace  como un azucarillo. Parece que no existe más modelo que el capitalismo. ¿Esto es verdad? No. Hay mas modelos.  No sólo existe el capitalismo.

2003. El Canciller Schröder inicia la adaptación  de  Alemania a la sociedad globalizada. Reforma -tras finalizar la unificación de las dos alemanias-  para defender  la derecha social frente a la fuerza de los mercados que podían   destruir  el bienestar creado en Europa.

Schröder tenía razón la condiciones de la refriega había cambiado. La contienda no era ya entre el comunismo ateo y el liberalismo democrático. La contienda es entre el capitalismo de rostro inhumando y la derecha social. En esta batalla de ideas queda fuera el socialismo.  El socialismo  queda viejo y cansino. No es que le falten fuerzas, se ha quedado sin ideas.

Los mercados, la especulación,  el dinero por el dinero. Es la fuerza bruta. Ahí no esta la solución. Es lo de siempre.

En Europa se esta librando una batalla entre la fuerza del capital y la obtención del lucro sin ningún escrúpulo y otra manera de ver la vida: la derecha social. Seguro privado, sanidad pública;  gastos en armas, desmilitarización. La fuerza de dólar y la indecisión del euro.

Panorama Theme by Themocracy