Category: Catalunya

OCHO APELLIDOS CATALANES

Por , 15 abril 2014 15:22

 

busca, compara y si encuentra algo mejor comprélo

busca, compara y si encuentras algo mejor comprálo

 

No me he equivocado. La película es ocho apellidos vascos. Ayer fui a verla. Me reí muchísimo. Este es el cine que me gusta: vas, te ríes, pasas un buen rato y no sufres ni te sumergen en un paisaje surrealista como las películas de Almodóvar donde el personaje  más real es un perro.

 

Ocho apellidos vascos es una comedia, española, de los años 80, pero en techno visión. Os la recomiendo. Divertida, sencilla, desenfadada. Es algo tópica, sobra alguna escena  que da a la cinta un erotismo que no corresponde, pero es un magnifico film. Enhorabuena al  director Emili Martinez-Lázaro. Desde que se estreno el 14 de Marzo lleva recaudados más de 31 millones de Euros y es una de las 5 películas más taquilleras de la historia del cine en España. la han superado -de momento- “Avatar”, “Lo imposible”, “Titanic”, “El Señor de los Anillos:el retorno del Rey”. No está mal.

 

He de confesarlo  no aguanto el cine español cargado de sexo, tíos raros e izquierdismo.  Cine político, cine porno, cine extremista y encima cine subvencionado. Malo y encima lo pagamos todos. Venga pasta para una serie de señores que sólo los valoran  desde algún Ministerio. El publico pasaba. Ahora 8 apellidos vascos arrasa.

 

Llega 8 apellidos vascos. Enorme. Recuerda al “Bienvenidos al norte” francés de  Danny Boon. Una comedia castiza. El argumento es simple: una vasca típica viaja a Sevilla y conoce a un sevillano típico que se enamora de ella. Decide ir al País Vasco a declararle su amor y allí se hace pasar por vasco, de ahí los ocho apellidos. Te destornillas. Al final acaba bien con amor y vuelta a Sevilla.

 

Hay que hacer un “8 apellidos catalanes”. Creo que el tema  aún da para mas. Reírnos de nosotros mismos es fundamental. En una sociedad crispada, rota y arruinada al  menos que nos quede la risa.

EL ARTÍCULO 150.2 DE LA CONSTITUCION ESPAÑOLA

Por , 19 enero 2014 22:47

images

Este es el artículo elegido por   sector independentista de la política catalana para que le sean cedidas las competencias  y convocar la consulta. Sin embargo, la herramienta esta mal escogida.  El sector lo conoce y lo sabe pero dentro del gran teatro que es la política catalana lo importante es seguir con la representación.

¿Por qué el artículo 150.2 no sirve? Déjenme que les de mi explicación, quizás no la mejor, pero no es descabellada. Esta es una cuestión de Derecho Constitucional. Juega el artículo 1.2 que afirma la soberanía nacional en el pueblo español.  La “competencia” sobre la soberanía nacional la tiene el pueblo español. Después el artículo 92 y  para “decisiones de especial trascendencia” admite que sean sometidas al referéndum consultivo de los ciudadanos.  El artículo 149 enumera las competencias exclusivas del Estado y el anterior el 148 las competencias que puede asumir una Comunidad Autónoma.

En la medida que el sistema competencial español es abierto el artículo 150.2 admite que se puedan transferir competencias del Estado a las Comunidades Autónomas y así se han hecho en varias  ocasiones, por ejemplo con los “Mossos”. La singularidad es que el Estado puede -si quiere- transferir una competencia de titularidad estatal a una Comunidad  pero hay un requisito previo e inexcusable: tener la competencia.

El Estado no tiene –ni puede tener- la competencia “soberanía nacional”.  No basta decir que “ejerce” competencias soberanas. La  competencia sobre la soberanía nacional la tiene el pueblo español como proclama el artículo 1.2.

La vía del artículo 150.2 es una vía muerta y esto se conoce.  El artículo 150.2 es una representación más de esta gran obra de teatro que tiene por objeto intentar demostrar a propios y extraños que el Estado Español es un ente que oprime a Cataluña y después de ser respetuosos con las “vías legales” cargarse de razón.

Artur Mas y su bloque quieren  la independencia pura y simplemente y el resto no la queremos. No queremos hablar de ello, no queremos un referéndum para partirnos por la mitad. No queremos decidir si nos “echan” de España. A cualquier español y catalán que viva en Cataluña no le gusta que le  expulsen de España porque un grupito se quede con toda Cataluña para ellos solitos.

La culpa es de Madrid

Por , 3 marzo 2013 23:08

matrix

Siempre nos sorprende alguien cuando nos dice que lo que le pasa, sus desgracias, son culpa de otro y no son culpa suya. En el mundo del fútbol es ya un clásico perder los partidos por que la culpa es del árbitro: ¡nos han robado! Esto ha hecho fortuna y ha pasado a la política. En Cataluña es habitual: la culpa de todo la tiene –por este orden- Madrid y el PP. Es indefectible. La última es el arrebato de Jorqueras sobre el presupuesto. Jorqueras ha dicho que no aprobara los presupuestos si CiU no propaga por todo el mundo mundial que los recortes son culpa de Madrid. Y se queda tan pancho.

Lo de Jorqueras no es sólo sectarismo y fanatismo. Esto se puede entender: es ausencia de realismo, hecho este que en un “Jefe de la Oposición” es síntoma de grave enfermedad. Si todos los problemas que tiene Cataluña son por culpa del Gobierno Central, de Madrid, es mejor cerrar: “plegar”. ¿De qué sirve el mayor y más grande de los autogobiernos que Cataluña ha tenido en su historia si no se puede gobernar pues la culpa la tiene Madrid? De nada. Cerremos la Generalitat y eso que nos ahorramos puede añadir Jorqueras.

La gravedad del aserto del Presidente de ERC reside en que muestra unas maneras de co-gobernar errónea. Sin un diagnóstico cierto y claro sobre la situación del presupuesto de la Generalitat es imposible solventar la crisis que estamos sufriendo. Esto es lo grave: la irrealidad se ha apoderado desde hace mucho tiempo de la política catalana. Esto es “matrix”. Las máquinas han creado un discurso irreal y ficticio que intenta imponerse a la realidad.  Vivimos en la ficción y nos negamos a “ver” la realidad. !Menudo problema tenemos!

Desgraciadamente la realidad es la que es y la gestión de las cuentas públicas desde el 2003 con Maragall, luego Montilla y al final Mas ha sido un desastre. Lo peor es que todo tiene trazas de seguir. ¡Si la culpa la tienen otros! Es difícil encontrar una solución pues según estos sabios que nos gobiernan no hay problema ya que la culpa no es nuestra. Apaga y vámonos.

Cosas de las que hablar en 2013…

Por , 3 enero 2013 23:16

final del tunel

2013 puede ser un año importante para los españoles. Escribió Unamuno en 1898 “no somos más que los llamados, con más o menos justicia, intelectuales y algunos hombres públicos los que hablamos ahora a cada paso de la regeneración de España”.  ¿De qué vamos a hablar en la tribuna pública? Os propongo a los  intelectuales y a los hombres púbicos algunas cuestiones de fondo que este año van a ser relevantes.

1.- Hablemos del final de túnel.  La crisis en la que estamos enfangados, la peor y mas dañina de nuestra historia democrática,  tocara fin. No pienso que los años venideros sean de pujanza y subidón económico pero el inicio de la remontada suave puede llegar este año. El trabajo realizado por el Gobierno del Partido Popular ha sido tremendo. La fortaleza, la paciencia y la confianza en las propias medidas  tendrán su recompensa.  Pronto muchos reconocerán en Mariano Rajoy el hombre de Estado que es. Además se sentarán las bases de un nuevo modelo económico: más austero, más equilibrado.

2.- Repensemos España.  La  propia crisis, el sistema de financiación de las autonomías, el conjunto de las  administraciones  públicas… todo esto ha sido puesto en tela de juicio durante estos duros años. Hay que repensar España. Me explico. Hay que volver a pensar  qué hacemos, cómo lo hacemos y por qué lo hacemos.  Este año 2013 se empezarán a encarar una serie de reformas de mucho calado. La más importante la reforma de la Administración, de las Administraciones.  Después de 35 años de democracia, varias crisis, una Constitución que ha funcionado razonablemente bien, un modelo de gestión del país (las autonomías) con sus ventajas y sus defectos es bueno repensar muchas cosas.

En mi opinión, la reforma más importante no es la de la Autonomías sino la de los municipios. El mapa municipal con más de 9.000 alcaldías es propio del siglo XIX.  El tiempo  que se tardaba entre el ir y volver de Mataró a Barcelona  en 1820 era superior al tiempo que empleamos en ir y volver de Barcelona a Nueva York. Una carta del  Alcalde de Mataró al Alcalde de Barcelona podía tardar una semana en llegar, hoy la misma carta –un mail- tarda segundos en aterrizar en el móvil de Alcalde. ¡Conocimos el  tsunami de Japón al mismo tiempo que los habitantes de Tokio! Los municipios españoles han de ser de mayor tamaño, con una financiación mejor y con mejores y más definidas competencias. Los municipios  juegan para el ciudadano el papel del “solucionador” de la mayoría de sus necesidades y de alguna manera esa realidad tiene que tener su reconocimiento y su apoyo.

La sociedad de 2013 será una sociedad 2.0. Será una sociedad  globalizada y comunicada en un clic por Internet.  La Administración electrónica supone un nuevo reto para la función pública.  Lo vemos con la Administración tributaria. Ya es prácticamente virtual. Esto va a suponer un cambio en la relación con el administrado. Van a producirse unas nuevas economías de escala y una distribución diferente de los costes públicos. Deberemos hablar de estos costos quién y cómo se pagan.

3.- ¿Cuál ha de ser el papel del Estado?  La cuestión acerca del papel del Estado en la sociedad en general y en la  economía en particular parece crucial. ¿Cuál ha de ser su peso en el PIB? ¿El Estado nos debe de proveer de tantas cosas: sanidad, educación, ocio, transporte? ¿Quién y cómo ha de gestionarse toda esa burocracia estatal? ¿Cómo se gasta nuestro dinero cada año en el presupuesto? ¿Dónde van los impuestos que paganos con tanto esfuerzo? Todos somos conscientes que la Administración se ha transformado un enorme barco, pesado, lento, ineficaz e inflexible.  Los ciudadanos perciben que es un coste. Muchos  piensan que los servicios que nos prestan con nuestro dinero son malos, ineficaces y encima nos tratan como a ciudadanos de segunda cuando somos los que pagamos. El debate –siempre presente en la sociedad americana-  entre lo privado y lo público volverá a producirse.  En mi opinión es un falso dilema. Si bien la izquierda –sobre todo esa izquierda rancia que tanto abunda en nuestro país- se empeña en hablar de hospitales públicos, escuelas públicas, bibliotecas públicas, cultura pública, aeropuertos y autopistas públicos, y un largo etcétera, la derecha prefiere hablar de hospitales, escuelas, bibliotecas  públicos gestionados eficazmente, quizás, privadamente. En resumen, mejor gestión de lo público. La globalización, el euro y el equilibrio presupuestario solo dan hoy por hoy  una opción. La izquierda –lo vemos en toda Europa pero singularmente en Francia- piensa en lo público  como ideal social, pero no lo puede ejecutar por qué simplemente no hay dinero para tanto barco… El gran error es olvidar que lo importante no es quién es el titular del servicio, sino cómo y a qué coste para todos se presta ese servicio.

papel del estado

4.- Los impuestos. Desde hace unos años el sistema fiscal se ha ido modificando hasta cambiar. El cambio ha sido muy profundo. ¡Hasta lo acepto Zapatero!  Se ha pasado de un sistema dominado  por impuestos directos y progresivos (56 % en IRPF de los años 80,  fuerte carga fiscal en la sucesión y en el patrimonio), a la  reducción  de la progresividad e incluso a su supresión (eliminación del Impuesto de Sucesiones y del Patrimonio). En cambio los impuestos indirectos han mostrado su eficacia recaudatoria. El IVA es el mejor ejemplo.  En la cesta de los impuesto  los indirectos y las tasas cada vez pesan más. Ciertamente, y por la crisis,  estamos en estos momentos en un paréntesis y los Impuestos directos suben (hasta el 56 % otra vez y en Cataluña, vuelve el Impuesto del Patrimonio). También suben –y de que manera- los indirectos: IVA del 16 % al 18 % y ahora al 21 %.

Esta tendencia hacia los impuestos indirectos y las tasas por servicio se van a ir imponiendo, y sin olvidar que el IRPF siempre tendrá un componente progresivo, la fiscalidad será más homogénea.

En una palabra, la clase media es y será la que pagará los impuestos. Los pobres recibirán  las prestaciones sociales de la clase media y algún rico pagará. Si se pretende gravar a los ricos, simplemente se irán a otra parte. El caso de Gerard Depardieu en Francia ha sentenciado la cuestión. Cuando un popular actor, que crea muchos puestos de trabajo en su país, se va a Bélgica y a partir de ahí se hace ruso, con pasaporte,  por que no esta de acuerdo en pagar el 75 % de lo que gana, algo esta fallando. Esta cuestión  el mundo de la izquierda lo tiene que entender y si no se entiende o no se quiere entender nos quedaremos sin ricos y sin su riqueza. También es una opción.

5.- La posición de Cataluña dentro de España. De entrada he de manifestar mi opinión. La falta de encaje de Cataluña en España es una falacia. Una astucia, un ardid de los propios nacionalistas que durante los 35 años de democracia han manejado con extrema habilidad.  Convergència y en menor medida Unió han ido construyendo un universo de confrontación –primero el lloriqueo, después la exigencia-. Todo este universo largamente tejido explotó el 11 de Septiembre de 2012 porque CiU quiso y se trastocó a partir del 25 de Noviembre con el batacazo de Mas en las urnas.  Fergusson en su brillante obra  “Civilización: occidente y el resto, 2012” se refiere a la obra de Marx, Contribución a la crítica de la filosofía del Derecho de Hegel, donde califica a la religión como “opio del pueblo”. Y añade Fergusson “si eso es así, entonces el nacionalismo es la cocaína de las clases medias”.  Viendo los resultados de la consulta de 2011 en barrios como Sarria y Sant Gervasi parece que Fergusson no anda desencaminado. En 2013 viviremos episodios memorables y esperpénticos. Tal y como van las cosas más de uno va a protagonizar inusuales ridículos. Pero ese parece ser nuestro “sino” como catalanes. ¡Que hi farem!

Este es un tema polémico y sujeto a muchas interpretaciones, visiones, puntos de vista y matices en los que no quiero entrar. Simplemente, 2013 puede ser el inicio de un largo crepúsculo de Convergència i de Unió. Se ha buscado el conflicto como método y en democracia  los conflictos  se  resuelven únicamente con sujeción a las reglas de juego. La posición contraria supone mantener las posiciones con violencia y parece que nadie quiere ir  por ahí. Las leyes –la Constitución- nos la hemos dado  todos. Obviamente, catalanes incluidos.  Parece que Artur Mas quede ajeno a la Constitución y a las leyes. Es algo inaceptable e imposible de entender.  Obviamente, todos estamos de acuerdo en dialogar. Pero, si no nos ponemos de acuerdo en la solución la salida no es la ilegalidad o el esperpento de que no se puede hurtar al pueblo de Cataluña un derecho a decidir sobre su futuro.  La salida a los problemas en democracia son los diálogos que se plasman en  las leyes y en última instancia en  los Tribunales.  No hay otra salida.

La constitución  otorga al pueblo español la soberanía sobre  España y otorga estas decisiones a todo el pueblo. Estas son nuestras reglas del juego. Nuestras, de todos.  Se pueden cambiar. El Parlament de Cataluña puede solicitar legalmente la modificación de las reglas de juego.  Nadie niega este derecho. Así lo vemos muchos catalanes. Muchos. Millones de catalanes lo vemos así. Existen unas reglas: cumplámoslas. Si nos gustan se pueden cambiar. ¿Quiénes? Los que  representan la soberanía del pueblo Español.  Los millones que pensamos así tenemos el derecho a que las normas sean respetadas. Es de Perogrullo y provoca a la vez tristeza que verdades de Perogrullo deban de escribirse.

Entiendo que esta reflexión no guste a Artur Mas y a Oriol Junqueras, pero no es menos cierto que se sientan en su poltrona gracias a la Constitución que no quieren acatar y tanto denostan.  Más de 30 años de Generalitat y Parlament gracias a la Constitución y  ahora como que no interesa.  Esa  Constitución no nos sirve, dicen. Entiendo que esto no es “fair play”.

6.- Recuperar el consenso en los grandes temas nacionales. Dice Mariano Guindal (El declive de los Dioses, 2011)  que los pactos de la Moncloa “salvaron la situación y a pesar de su imperfección fueron para la economía lo que la Constitución para la política”. Pienso que superado el grueso de la crisis económica las reformas  y su ejecución requerirán grandes consensos. Es difícil ahora con un PSOE desorientado y CDC y el PNV en otra honda. No obstante, hay que pensar en los españoles y en España y se exigen acuerdos para ganar la confianza que hoy se ha perdido en la política. Es un sí o sí. Difícil pero necesario. Entre estas grandes cuestiones la más importante es la   demográfica o si se quiere el asegurar un crecimiento sostenible y asegurar el  sistema de pensiones.  Pensemos que en el escenario  base propuesto por los profesores De la Fuente y Domenech el gasto en  pensiones parará del 9 % del PIB en 2010 al 15 %  al 2050 con el sistema que se acaba de poner en practica desde el 1º de enero de 2013. Esto supone muchos millones más de Euros para pensiones y ahora no los tenemos.

De todo esto vamos a dialogar este 2013. Espero compartir contigo estos y otros temas y por ello te deseo un Feliz 2013.

Seny o rauxa, ¿that’s the question?

Por , 15 diciembre 2012 19:47

sentido comun

El mapa político catalán es absolutamente singular. Las últimas elecciones han aumentado -y gravemente- esta singularidad. ¿En qué consiste? Muy sencillo. Ha ganado pirricamente CIU, un partido de centro derecha. Éste se quiere apoyar para gobernar en un partido de izquierdas y republicano, ERC. Les une una consulta sobre la independencia de Cataluña. Les desunen: las políticas sociales, las políticas familiares, las políticas financieras, su republicanismo, sus izquierdismo, etcétera. Un largo etcétera.  Hasta les desune el taranna personal e individual. Sólo les une una voluntad de convocar la consulta. Sólo eso. Para acabarlo de “arreglarlo” hay añadir que estamos ante la crisis más dura desde los inicios de la democracia.

Otro partido, el PP, coincidimos en las políticas sociales, familiares, financieras, es también de centro derecha.  Se han apoyado juntos (1996 y 2010). Pero no queremos la consulta y no estamos por al independencia. Apoyamos del 2010 al 2012. Pero somos del PP y parece que todo el que se acerca se quema. O sea. CiU, ¿en quién piensa? ¿en los sufridos catalanes? ¿CiU piensa en salir de la crisis?

Otro partido, el PSC, coincide también en muchas cosas con CiU aunque sea de centro izquierda. Apoya la consulta si bien no es independentista. En el año 1993 CiU dio apoyo al PSOE.  Podría encajar. Los momentos son gravíssimos. Basta recordar que sólo en Cataluña debemos más de 45.000 millones de Euros y que  número de parados es desanimante y descorazonadora.

Este es el drama de CIU. Ha convocado unas elecciones ilógicas, absurdas e irresponsables. Pensaba obtener mayoría absoluta y ha logrado un pésimo resultado. Bueno, pues a pesar de que ARTUR MAS ha metido la pata y de que nos ha metido a todos en un lío, no reacciona. Como dicen los jóvenes se les ha ido la “olla”. A pesar de todo ello, CIU no rectifica. Se alía con el partido con el que menos afinidades tiene, salvo el “dichoso·” referéndum. Este es nuestro drama: vamos a entrar en una situación de absoluta locura, pues con una crisis de narices y que exige un timón firme y una voluntad férrea, nuestros líderes -si se les puede llamar así- nos llevan a la penuria social, política y económica.

Lo razonable no es eso. “No es aixó, companys, no es aixó” como cantaba Llach, aunque sea dramaticamente paradójico. Lo razonable era que Artur Mas reconociera que ha metido la pata. Una vez reconocido el error -nunca debió convocar esas las elecciones-  llamar a todos los partidos para hacer un Gobierno con el objeto de salir de la crisis. Algunos no habrían entrado, pero otros sí. Con este objetivo y esa prioridad CiU tendría apoyos estables y coherentes con sus políticas. Eso era razonable. Incluso cabría la geometría variable otra vez… Ahora toca pensar en los sufridos catalanes. No salimos de nuestro asombro al ver las propuestas que van apareciendo en la prensa.  Lo de menos será tocar fondo, !vamos a escarbarlo!

Digo yo, si se ha esperado 300 años para la plenitud de los tiempos, bien puede esperarse diez años más, ¿no? El cielo independiente seguirá allí.

Aún estamos a tiempo. O nos gobierna el seny o nos gobierna la rauxa. Tristemente la elección depende de esa persona que parece haberlo perdido.

sentido comun 2

El problema no es Mas: es Convergéncia Democrática de Cataluña

Por , 26 noviembre 2012 21:51

torrente

El último post  decía  los siguiendo:

Mas ha tirado demasiado de la cuerda y no tiene ninguna  polea de seguridad que le ate al suelo cuando el rio se desborde. (…)

Lo transcendental de esta elecciones reside en que si  Mas no logra su objetivo queda desnudo ante propios y extraños. Desnudo y con la obligación de tener que dar explicaciones sobre su nefasta gestión, pero de esta irresponsabilidad ya hablaremos otro día.

Así finaliza mi último artículo. El pasado domingo (25 de Noviembre) pudimos comprobar la fuerza del torrente y como Mas quedaba desnudo ante propios y extraños.

Hablemos de los propios de “Mas”. ¿Por qué Mas se lanza a esta aventura? ¿Por qué se autoproclama como un Mesías? Primera pregunta. Mas se lanza a esta aventura por que le impulsan sus íntimos:  “ara Artur, ara es la nostra”.  El grupito que domina CDC vio en la manifestación del 11 de Septiembre una llamada divina: y Moisés se puso en marcha encabezando el pueblo elegido para el inicio de la travesía del  desierto hasta llegar a la tierra prometida.

Conforme adelantaba la campaña los problemas fueron mayores. ¿Qué significa “eso” de la independencia? Pero, ¿sabemos –realmente- a dónde vamos? ¿Es cierto que quedamos fuera de la Unión Europea? Llegamos a 10 días de las elecciones y el globo se deshinchaba. A pesar de ello las encuestas seguían animosas al calor de la Vanguardia y del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) que acariciaban la mayoría absoluta.

Luego vino la corrupción y la sombra de Dios no se poso sobre Mosies, sino la sombra y sospecha de corrupción…

El resultado lo conocemos.  Batacazo.

CDC tiene que estar descompuesta. Han fracasado. No sólo Mas, todos ellos: el grupito, los dirigentes. Lo fácil es que Moises se convierta el  chivo expiatorio, pero sería lo equivocado. ¡Hay que gobernar 4 años más! Esto será lo más difícil gobernar. Espero que CDC rectifique y no se dedique a “salvarnos” de nuestros pecados. Simplemente, que nos paguen a final de mes. Con esto ya tenemos suficiente.

Cuando el torrente te arolla

Por , 11 noviembre 2012 21:49

CARTEL DE MAS

Todos somos conscientes de que estas elecciones se han planteado por parte de CiU en tono plebiscitario.

Tras el cartel electoral de Mas añadamos tono mesiánico.

En este post quiero poner de relieve la tremenda irresponsabilidad del nacionalismo catalán origen de muchos de nuestros males. Jordi Pujol estuvo 23 años en  la Presidencia de la Generalitat. Muchos años con mayoría absoluta. En lo que ahora toca,   su  estrategia fue:

1.- Personificación de la maldad: España. Su acolito era el PP que por ello era anti catalán. Así por definición. Sin matiz o cuestión. Esta personificación cristaliza en  la injusta y deformada frase de España nos roba. Una falsedad evidente que sin embargo ahí ha quedado.

2.- El camino hacia la plenitud nacional. Primero fue el “fet diferencial”; luego, “som una nació”.

Ya con Mas, los retoños aceleraron el paso: El Estatuto y justo después  vino la proclamación de la soberanía del pueblo catalán. La mecha ardió el pasado 11 de septiembre con el  “CATALUÑA ESTADO DE EUROPA”.   Un paso más hacia “la plenitud”.

3.- Toda opinión contraria al “camino nacional” era y es anti catalana va en contra de Cataluña y de los catalanes. Ahí esta la LOAPA que estigmatizo al PSOE. Desde aquellos años al PSC se le cayeron las siglas del PSOE. Ahora paga sus errores. Otro engaño a los catalanes.

4.- La enseñanza desde los parvulitos hasta los universitarios se han deformado la realidad y tergiversado los hechos para crear una opinión contraria a “lo español”. Los gastos en la propaganda  nacionalista  siempre han crecido en estos años: TV3; Catalunya Radio y después el “coro” de las “participadas y subvencionadas”. En Cataluña se respira muchos días un aire nauseabundo. Los días grises abundan demasiado. Ahora: hablamos de todo en esta campaña menos de los que deberíamos hablar. Como decía Obelix “están locos estos romanos”!!!

Acabo. Mas ha tirado demasiado de la cuerda y no tiene ninguna  polea de seguridad que le ate al suelo cuando el rio se desborde. Me parece increíble que haya iniciado este “conflicto”  -según sus palabras- sin tener claro su exclusión automática de la  Unión Europea. No hay justificación a esta frivolidad.

Lo transcendental de esta elecciones reside en que si  Mas no logra su objetivo queda desnudo ante propios y extraños. Desnudo y con la obligación de tener que dar explicaciones sobre su nefasta gestión, pero de esta irresponsabilidad ya hablaremos otro día.

La convocatoria de elecciones dentro del marco de la Independencia

Por , 29 septiembre 2012 17:08

Alvarez Cascos

La convocatoria electoral no puede ser calificada más que de irresponsable. Entiendo que políticamente  una decisión es irresponsable cuando lo que se persigue  no busca el bien común. Mas alejadas las decisiones del bien común más irresponsables. El bien común en nuestro caso no es más ni menos que la suma de bienes individuales de los catalanes. Es en ese contexto dónde se observa la grave irresponsabilidad en la convocatoria de las elecciones.

La situación de crisis económica,  la perdida de poder adquisitivo constante de los catalanes, la urgencia de salir cuanto antes de la crisis, la necesidad de fomentar la cohesión social en estos momentos: son argumentos  que hacen de la convocatoria de las elecciones un grave acto de irresponsabilidad  política, aunque –no hay que negarlo- nadie puede discutir su legalidad o su legitimidad. Es simplemente una decisión inoportuna.

La conclusión es clara: la convocatoria de elecciones ha sido un acto arbitrario, probablemente  sin pensar en lo que conviene a la mayoría de los catalanes.

CARTA DE UN LECTOR EN LA VANGUARDIA… SOBRE LA MANIFESTACIÓN

Por , 13 septiembre 2012 10:23

La carta que sigue esta publicada en “La Vanguardia” y apunta un argumento obvio: la independencia, ¿frente o contra quién es? A su vez, y contestada la pregunta,  plantea algo importante, ¿para qué va a servir?

Permítanme primero la licencia de dirigirme a ustedes en castellano, no como acto político, sino por puro pragmatismo ante el objetivo de que mis opiniones lleguen a un número mayor de personas. En días como hoy de pan y sal, donde hasta el aceite ha pasado a ser un bien de lujo. En días como hoy, tristes a la vez que alegres, grises aunque también luminosos, silenciosos además que locuaces, me otorgo el permiso de presentar mis razones por pertenecer al grupo que hoy, día 11 de septiembre de 2012, “no estuvo en la que probablemente sea la mayor manifestación independentista en la historia de Catalunya”.

Necesito explicarme conmigo mismo y con los que me rodean. La bandera de la independencia enarbola los deseos de un pueblo que quiere ser libre, que grita con fuerza y rabia hacia un enemigo común: España. A esas personas que luchan por ese viaje futuro que acabe con el lastre anacrónico de los descendientes de la corona de Castilla; a esas personas que se reafirman cada día en su convicción diáfana de apostar por un estado independiente; a esas personas que trabajan a diario por hacer de la Estelada el máximo símbolo de nuestra tierra; a esas personas que tienen las cosas tan claras como para no dudar. A cada una de ellas y ellos me dirijo para transmitirles mis vacilaciones y mis miedos al “Día después” de una posible independencia, un día del que pocos hablan y que me temo que podría comportar una ola de decepción de magnitudes impredecibles. Quién sería entonces el enemigo?

La autodeterminación es –o debería ser- un principio básico de toda democracia y aun me asombra quienes gobiernan el Estado hayan podido ser tan ingenuos de creer que serían capaces de callar a un pueblo a base de empequeñecerlo. Lejos están de conseguirlo. Así que de seguir obstaculizando un valor tan elemental como el de escuchar a la ciudadanía, les puede suponer un error imperdonable hacia conseguir más bien lo contrario. Nadie, y menos el Estado español, debería temer a una sociedad que, a pesar de su esencia nacionalista y rebelde, se ha mantenido leal y solidario a su lado. Dicho esto, sin embargo, considero que la autodeterminación no debería comportar la independencia.

Hablar actualmente de independencia creo que es una antítesis que se adivina falaz. Independientes de las Merkel, los Hollande, los Draghi, las Lagarde? Sino es así no me sirve. Independientes de los Rajoy que dependen a su vez de las Merkel, los Hollande y las máximas neoliberales que mueven el mundo. Tampoco me sirve. Me gustaría que los independentistas me convencieran de qué y de quién vamos a ser independientes y, sobretodo, para crear qué y cómo. Me parecen preguntas demasiado trascendentales para no ser tratadas y, desafortunadamente, creo que pocos son los que las abordan.

Yo sueño con una Catalunya ante todo justa, sin diferencias sociales, sin personas por debajo del umbral de la pobreza, sin empresarios burgueses que exploten a sus trabajadores y sean bien vistos por el mero hecho de ser nacionalistas; sin políticos corruptos que sean amnistiados por ser nacionalistas, y con una sociedad abierta y plural. Sueño con todo eso, más allá de una independencia a la que no me cierro, pero que nadie me garantiza hacia dónde irá.

Es por este motivo que, a pesar de mi amor por la lengua, la cultura y las tradiciones de mi tierra, Catalunya, igual o mayor que el de cualquier otro independentista concienzudo -o captado en los últimos tiempos para la causa-, me muestro sensible a las consecuencias nefastas que han conllevado históricamente todos los nacionalismos. Habría tantos ejemplos para citar, pero sólo conla Segunda GuerraMundial o el conflicto de la antigua Yugoslavia, creo que es suficiente. Ambos fueron resultados directos de la intolerancia, el extremismo y el etnocentrismo de que cada uno se creyera el centro del mundo. Es esa visión egoísta la que no quiero para un futuro. He visto demasiados pueblos fragmentados por un odio enraizado que impide a las personas establecer puentes para con el “otro”. Ellos son víctimas de sus líderes que encabezan y fomentan discursos según sopla el rédito electoral.

Y es por todo esto, que denuncio aquí y ahora que no quiero formar parte de este circo. Pretendo que jueguen conmigo lo menos posible, consciente como soy, que como parte del sistema me tocará tragar en algunas ocasiones. Las maniobras execrables de los nacionalistas españoles para movilizar a los suyos a través de una arma política llamada Catalunya deberían ser denunciables en los juzgados y las artimañas usadas por los conservadores catalanes con el mismo fin deberían de igual forma ser repudiadas.

La cuerda entre España y Catalunya se tensa cada día más con sus declaraciones y tretas políticas engrandecidas por unos medios de comunicación que atizan el recelo y contribuyen cómplices a difundir un pensamiento único del sistema, sucumbiendo a ejercer su papel de cuarto poder de un protoestado del bienestar ficticio y desactivado. Eso, claro está, afecta a todos y cada uno de nosotros que, sin estar dentro del juego, decantamos la balanza en uno y otro sentido cada vez que se nos reclama.

Por este motivo, esta irresponsabilidad que relato me hace temer, no sin motivo, que una Catalunya independiente en el futuro continuaría con los mismos problemas que en la actualidad, aunque con un añadido: la búsqueda de un enemigo común, máxima por la cual los sistemas se autoconforman a través de la demanda de un antagónico que los constituye -en el caso que nos ocupa, esta esencia es más perceptible que en cualquiera, “ni contigo ni sin ti”-.

Es por todo esto que hoy, no sin desdicha, me encuentro en casa, junto a mi amada, observando por televisión con nostalgia y tristeza cómo han truncado otro de mis sueños: el de andar junto a los míos, de manera serena pero decidida, reivindicando un mundo más justo. Hoy observo, en cambio, como mi estimado pueblo se moviliza por una causa que no es la mía, por una bandera que no es la mía, por una razón que no es la mía. Es entonces cuando pienso donde quedan mis estandartes y abajando los brazos comprendo el éxito del nacionalismo que ha logrado encauzar esas reivindicaciones bajo su paraguas. Es su pequeña gran victoria, que celebro y que a su vez me permite soñar aún en un día junto a mis padres, mi hermana y mi sobrina, en el que unidos reclamemos Justicia, en toda la amplitud del término. Esa Justicia social, judicial, económica y de todo tipo que los mismos nacionalistas de ambos lados nos han arrebatado.

De Eurovegas a Bañuelos: mentalidad Pepis.

Por , 8 septiembre 2012 12:55

La sensación  que tengo sobre el tema Eurovegas es de rídiculo. Otra vez, este “país” de la señorita Pepis que pretendemos construir resulta absurdo, grotesco, esperpéntico. En un palabra un adefesio. No nos merecemos a los que nos gobiernan. Esto es  una mezcla de gazmoñería, míseria moral, hipocresía  de bajo calibre. Me ha generado un sentimiento de rídiculo y a la vez de cabreo. Encima, a los que nos gobiernan les debe   parecer que somos tontos.

El marco es la independencia. Ya. La anécdota la lucha con Madrid –ese Madrid atrasado e inculto- para atraer al magnate y a sus dineros. Resulta que –otra vez- Madrid se lleva el gato al agua. ¿Por qué será? No sé, deben de hacerlo mejor. Otras dirán que tienen el “Estado”, las multinacionales…. El hecho es que en la víspera del dia “D”, del 11 de Setiembre, ese americano del lujo y la molicie dice que esto de Cataluña no, que prefiere Madrid.

Y, ¿cómo reaccionamos? Pues haciendo el ridículo. ¿Por qué?

1.- Por qué en vez de asumir que no vienen les decimos que al no contestar el día 31 de Agosto la oferta catalana decae. O sea, ADELSON te has quedado sin poder invertir en Cataluña. Patético. ADELSON no nos interesas, ¿sabes? ¡Acabo el plazo!¡Qué ridículo! ¡Cómo nos deben de ver fuera! Pedimos 5.000 Millones anteayer y hoy vamos de sobrados. ¿Nos hemos vuelto locos? Parece.

2.- Por qué nos sacamos de la manga una inversión mucho mejor: la “Caixa” –encantada de vender los terrenos de Port Aventura-, Bañuelos –que no pone un duro- y Mas que salva los muebles. Ahí entra el coro: los “pringados” de la “sociedad civil” a  aplaudir como siempre. El tal Bañuelos no pone nada, dice que va a conseguir el dinero… ¿de quién? No se sabe. ¿La Caixa pone los terrenos? ¿Será que vende los terrenos al módico previo de 1.000 Millones de Euros? Menos mal que estos de la Caixa saben de dinero. Otra vez, me embarga el sentimiento de hacer el ridículo. Es como un subidón de vergüenza propia y ajena. ¿Cómo nos deben ver desde fuera? Por ejemplo, los franceses o los alemanes. ¿Se les ocurrirá invertir aquí? Rascas y esto de Port Aventura –de momento- es humo.  Humo para cubrir nuestra ineptitud.

3.- Por qué la reacción lógica hubiera sido: muchas gracias Sr. ADELSON por estudiar nuestro proyecto.  Además, gracias Sr. ADELSON por invertir en España. Enhorabuena Comunidad de Madrid por  este proyecto que se han adjudicado: en lo que podamos ser de ayuda aquí nos tienen.  Esa es la actitud lógica. Pues no. Todo lo contrario. ¡ADELSON no te enteras! ¡Te ha pasado el plazo y no has dicho nada! Pero tío,  ¡de qué vas!

Como afirman muchos jóvenes: yo alucino. La mentalidad Pepis se ha adueñado de nosotros los catalanes. Es como un tsunami de gazmoñería. Hacemos las cosas sin señorío, con cutrerancia, con desdén ridículo hacia los demás. ¡Así no vamos a ningún sitio! Ni independencia, ni autogobierno. ¿De qué nos va a servir? Cataluña esta enferma de autosuficiencia y ñoñería. ¡No sé quién nos va a curar!

Panorama Theme by Themocracy